Ir al contenido principal

Manara: El arte del Azote (2)

“Mi cuerpo estaba arqueado, mis manos agarraban sus suaves curvas neumáticas, cuando de repente levanté la mirada hacia mi dulce amazona. Tenía la expresión vacua de alguien que está pensando en otra cosa. Quizás estaba decidiendo que cenaría esa noche, o recordando por centésima vez la trágica relación entre Escarlata O’Hara y Rhett Butler: “Lo que el viento se llevó” era su película favorita. Y si en ocasiones aceptaba mis peticiones sin que yo tuviera dinero, era porque había un deje irónico en mi mirada que le recordaba a Clark Gable...”

Al ver que estaba en otro sitio (en la cercana Atlanta, si mi intuición no me fallaba), me enfurecí. Cobrando vida propia, mi mano se levantó y golpeó a la prostituta en el trasero. Nunca había azotado antes a nadie. Nunca se me había ocurrido. Cuando leía escenas semejantes en las novelas eróticas, apenas me excitaban.

El resultado fue asombroso, Gina se echó para adelante y sus ojos se iluminaron. Inclinándose sobre mí, apretó sus labios contra los míos y metió su lengua en mi boca, explorándome, electrificándome. Repetí la acción, dándole un azote más fuerte y centrado sobre sus dos nalgas. Mi amazona gimió de placer. Tembló encima mío, y su sexo se volvió denso como el trópico... Ya no podía controlarme. Azoté ese culo, que cedía a mi goce ilimitado, ardiendo bajo mis palmas. Gina me acompañó con feroces gemidos indistinguibles de sus gritos de placer. Estaba extasiado. La habitación, los ruidos de la calle, la húmeda cama, dejaron de existir. Estaba pegado a aquellas nalgas, enrojeciendo su esplendor bajo mis manos. La eternidad, descubrí, era aquel culo que bailaba bajo mis palmas. Gina se retorció, suspiró, jadeó. Se empalo en mi sexo: estaba tan abierta que hasta le podría haber metido los huevos. Me cubrió con un flujo de lava, chillando como una loca hasta el límite de su voz. Yo le respondí disparando mi leche en ráfagas que parecían durar eternamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Era un joven profesor y ella una experta alumna

Yo era un profesor en practicas... y ella una experta alumna de 3º.
Tras un curso con continuas y masivas faltas y un examen parcial flamélico, llegó Mayo. En clase continuaban los inasequibles atendiendo mis aburridas explicaciones sobre la práctica arquitectonica y.... cuando por mi gris despacho empezaba a filtrarse el calor de la primavera, ella acudió a la tutoria.... sola...
Enumeró un sinfin de problemas, accidentes, enfermedades familiares.... yo no prestaba atencion. Me hubiera dado lo mismo que hubiera tenido dos mil probelmas mas... mientras me hablaba, de pie ante mi, yo era incapaz de apartar la mirada al acompasado movimiento que sus ingravidos senos describian mientras desgranaba su periplo personal...
- Cree que aun estoy a tiempo de salvar el curso? - Siempre hay tiempo si se tiene interes.... la respondí de la forma mas academica que pude - Yo tengo un fuerte interes.... puedo demostrarselo...
Yo era un profesor en practicas....
De haber sido experimentado habria dejado ab…

Hoy me siento travieso...

Hoy me siento travieso...

Me apetece traspasar tus límites, arrasar tus convicciones, provocarte..

Ni te he preguntado antes de acudir a tu cama mientras sesteas... te he atado y cegado; no te has opuesto... y he traido hielo.

Hace calor... mucho.... en mi iPhone un cuarteto clásico versionando a Elvis... y me desnudo en silencio, despacio..... y comienzo a deleitarme pensando en cada unos de tus olores, de rus humores... me recreo en el aroma de tu pelo húmedo (nunca lo secas del todo tras la piscina)... el sutil olor tu blanca nuca.... la dureza de tus pezones que se incrementa al sentirme... tus delicadas axilas..... el descenso a tus ingles... la promesa almizclada de tu ano...

Siento tus gemidos apagados.... pero aún te necesito mas entregada... o mas perdida, que en mis brazos es lo mismo.
Desciendo lentamente por tus piernas..... y tus pequeños pies... uno a uno recorro cada dedo... y mi lengua los lame cada uno mientras sujeto con fuerza tu estrecho empeine... y juego entre mis die…

Complementos imprescindibles para un coche...

Siempre busco en mi coche ciertos complementos, imprescindibles.


En primer lugar que sea un 4x4.


En segundo lugar que el maletero cuente con fijaciones cromadas en determinadas posiciones.


Me importa poco el color, modelo o combustible..... Se preguntaran por qué


Un todo terreno me permite perderme por el campo mas ignoto...
Un todo terreno tiene la altura justa y necesaria....


Echada sobre el capó delantero, levemente incorporada, perfecta para ser follada...


Los asientos interiores están a una altura ideal para tumbarte con la cabeza hacia el exterior.... y follarte esa boquita que no para de hablar....


Y con el maletero abierto y tus muñecas ya amarradas... las fijaciones pueden ser increíbles. En la posición mas exterior, te permitirá están de pie junto al vehículo.... permitirán que te desnude y que convulsione mi lujuria al recorrer cada poro de tu piel, oler cada uno de todos tus rincones.... azotar levemente tu senos... tus muslos.... incrementar el castigo de tu culo.... ab…