Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

No tengas miedo de perderte...

...no tengas miedo de perderte, no.... . Cierra tus ojos y abre tus sentidos... abandona tu consciente consciencia y déjame invadir tu piel con mis caricias. Asi... vestida aun, mis dedos trazarán tus cejas, dibujando el contorno de tus párpados cerrados.... . ...el tiempo pasa tan despacio en Sildavia... . La carnosidad de tus labios entreabiertos desata mi lujuria mientras desciendo mis caricias a tus senos, apenas ocultos.... tu piel comienza a hervir mientras tus pezones se yerguen entre mis dientes. . ...no hay desiertos ni falsa pasion.... . apoyo mi rostro sobre tu ombligo... percibo tu airada respiración cuando mis manos indagan bajo tu ropa y cómo te agitas cuando acaricio tu vello a traves de ella. Anticipo el aroma de tu humedad en el mismo instante que tus manos pugnan por liberar mi sexo . ...es el jardin de las delicias.... . De rodillas, sometido a tu dejadez... deposito mis besos bajo la dificil tarea de postergar el instante de saborear tus labios... tus otros labios... y a…

Permíteme...

Me gusta admirar los atisbos de tu piel que se escapan de ti mientras te desnudas.... .
Llegas a mi descalza, y con el gesto inocente de tu perdida adolescencia, y ligeramente sentada en el sofá, comienzas a deslizar tus medias haciendolas rodar camino abajo de tus piernas... .
- Permíteme... Me gusta sentir el calor, inocente aún, que desprendes.... Me sublima percibir el aroma de la ropa que te vestido durante toda la mañana. Me gusta sentir tus ojos cerrados cuando mis manos se situan en tus muslos y sustituyen a tus manos, deslizandose y haciendo descender la lycra.. . - Permitéme de nuevo... izarte, girarte y aprisionarte entre mis brazos, la pared.... y convertirte en el juego y objetivo de mi pasión... . - Permíteme... vuelvo a susurrarte junto al lóbulo de tu oreja izquierda cuando estrecho contra tus caderas mi virilidad que pugna exclava por liberarse... .
- Permíteme... que inmovilize tus muñecas con mi mano mientras la otra desciende bajo tu falda a tantear la redondez de tus nalga…