Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Trabajo en equipo...

"A las  22:00 en mi nuevo despacho. Tengo una ultima reunion en la que quiero que estes presentes y participes cuando te lo indique" Me gusta trabajar para líderes, machos alfa... personas inteligentes que saben crear grupos de trabajo.... que cercenan los machitos de tanto "star" pijo que no sabe cómo atarse los zapatos si no hizo un master para ello. Y si el macho alfa es una mujer atractiva.... me someto, laboralmente, con mucha facilidad. A las 21:40 ya rondaba puntual la nueva sede de su empresa. Me habia reservado una plaza de parking junto a la suya. El lobby de control daba acceso a una doble altura de marmol travertino con un magnifico lucernario superior. A esa hora, los tornos no paraban de girar escupiendo empleados de todo tipo: jefes de departamentos, secretarios, becarios.... Viernes y partido, la conjuccion perfecta para realizar un simulacro de evacuacion en 5 minutos sin incidencias.... A las 22:05, sentado en un Barcelona negro y cromo, el guarda jur…

El Padel es imaginacion.

Imaginar....
Imaginar es ver lo invisible, acariciar lo imperceptible, oler fragancias imposibles, saborear lo nunca apreciado...
Imaginar es percibir como se estrechaban tus sonrosados muslos alrededor de los pequeños labios de tu sexo (levemente oculto tras el minúsculo pantalon deportivo) mientras estabas sentada sobre el cesped artificial, anundando tus cordones rebeldes...
Imaginar es percibir el almizclarado aroma de tus ingles cuando sudan, en el momento que, por segunda vez, me arrodillé junto a ti para atar de nuevo tus preciosas nike... . Imaginar es percibir cómo se agitaban tus pezones cada vez que cambiabamos de pista y saltabas por encima de la red...  . Nada imaginable era mi excitación, porque con solo dirigir la vista a mi pantalon, mi endurecido sexo era perfectamente apreciable, delimitable, señalizable...
- Me voy a duchar...
Imaginé cómo te desnudabas tras la puerta... cómo los primeros borbotones de agua caliente chocaban contra tus senos y cómo descendian, raudos, a tra…