Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2008

Fruta....

Atado... atado de pies y manos en el centro de tu cocina. No recuerdo cómo comenzó, pero ahora estoy desnudo en el centro de tu cocina, mientras tu has ido a to dormitorio. Oigo cómo deslizas cajones, abres y cierras puertas....
Entras en la cocina arrojandome tu indiferencia. Desnuda abres el frigorifico y husmeas entre las bandejas. Con una pequeña fuente de fruta en la mano, te giras hacia mi. Coges un taburete bajo la mesa y lo colocas girado frente a mi. Te sientas en el: piernas abiertas y tus antebrazos apoyados en el respaldo; comienzas a morder sonoramente una manzana mientras me miras a los ojos.... fijamente..

El brillo salpica tus retinas mientras continuas mascando la fruta. Detras de ti, en la bandeja, un peuqeño cesto de frambuesas, alguna naranja...

Los minutos pasan; con tu actitud calmada pero desafiante vas terminando los ultimos restos de la pieza... sin dejar de mirarme, limpias tus labios con el dorso de la mano en un gesto mitad grosero mitad animal, pero brutalmen…

Mi vieja lavadora...

Todo el mundo que viene a mi casa, disfruta de la calida luz que inunda sus estancias, acoge con mayor o menor entusiasmo la gama cromatica: el gris marengo apomazado de los suelos, el rojizo iroko de las puertas, el blanco roto de las paredes..... a muchos incluso les fascina la cocina con esos lacados en azul antracita... pero cuando visitan el cuarto de plancha, con mis viejos muebles donde guardo mi vieja ropa de viejos recuerdos y sobre todo mi vieja lavadora, todo el mundo critica que aun conserve ese trasnochado y antiguo electrodomestico... - Tontos - No saben que lo que me fascina de mi vieja lavadora es eso... su vejez: sus correas estiradas de los mil y un lavados... su torcido eje chirriante y sobre todo.... su oscilante, quejumbroso y sonoro centrifugado. - No saben que algunos dias, cuando regresas a mi casa, sujeto tus muñecas y te llevo a ese cuarto en penumbra que huele a sabanas limpias... te desnudo con premura... con lascivia.... con lujuria.... y como un animal en ce…

Frio....

La ventisca detuvo el remonte... nieve, hielo, agua, el frio gélido... y los dos, estraños, atrapados en aquel telesilla balanceando por el gélido aire del norte.
En el remonte, cada uno optó por el lado opuesto... separados... Con el paso de los minutos, decenas, unidos por la adversidad, nuestras miradas embadurnadas de hielo compartieron la decision razonable: nos encontramos en el centro para abrazarnos y protegernos algo mas del infiernal frio; Yo la rodeé con mis brazos y hundí mi rostro junto a su cuello, ella se acurrucó entre mi. Profundamente desconocidos y sin embargo... allí estabamos abrazados, buscando el calor del otro... 

El aire congelaba mi cuerpo, pero estrechado aun mas contra ella, comencé a reconocer el olor de su ropa, de su cuerpo, de su pelo,.... me estremecmí aun mñas cuendo ella se deshizo de sus guantes para introducir bajo mi ropa sus heladas manos.... primero tímidamente... despues buscando directamente el contacto directo con mi piel:
- Lo siento, pero me …