Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Decir y hacer...

La sumisa necesita que se le diga lo que tiene que hacer...

La esclava necesita hacer lo que se le dice...



Siesta...

Desde pequeño, recuerdo como todos los veranos mis tios vascos enviaban a su hija, mi prima, a disfrutar del calido mes de Agosto en la meseta castellana. Desde pequeñó odié la llegada a casa de la prima Ainara y los cambios que ello suponía en la sosegada rutina de mis vacaciones.
Para empezar ocupaba mi habitación (mis padres siempre me inculcaron el "respeto y la entrega" al prójimo que ostantara el cargo de "invitado" en nuestro hogar), mi lugar en la mesa, mi sillón, la atencion de mis padres.... En definitiva me constitía en "principe destronado" a tiempo parcial (solo veranos). Para mas inri, me tocaba congraciarme y dejarme acompañar por aquella mocosa que tenia miedo de los paseos nocturnos por el campo cazando luciernagas, de jugar desnudos en el rio, de perseguir ardillas... Estas visitas fueron un verdadero "mobing" para mi hasta que llegó, no el verano, sino la tan temida por mi madre "adolescencia".
Yó no me enteré de su …

Madrid...

Te esperaba sentado, en el sillón de cuero junto a la ventana, con mis gafas oscuras como única prenda. El mensaje era nítido: "hab. 1350_la puerta estará abierta"...
- Pensaba que estarias esperandome, dijiste mirando mi reposante falo.
- Te estamos esperando ambos, si traes tus bragas en condiciones. ¡ Quitatelas ahora ¡
Tus manos hurgaron bajo tu falda y decendió un sucinta prenda que fué enrrollandose al recorrer tus piernas...
Me las arojaste con un gesto indolente. Aun de pie ante mi, me mirabas mientras escrutaba con mi olfato tu tanga...
- No vuelvas a estrenar ropa cuando vengas a mi.... Hueles a perra en celo... y me gusta
Sonreiste cuando el ultimo comentario se acompañó de unapequeña convulsion en mi sexo, que comenzaba a despertarse...
- Quitate la falda solo.... y acercate a la ventana.
De camino al balcon abierto depositaste la falda sobre la colcha. La terraza, en una primera planta, tenia una explendida visión sobre el ingente bullcicio de la Gran Via...
- Los codos…

Imaginar...

Imaginar....
Imaginar es ver lo invisible, acariciar lo que no existe, oler fragancias que nunca exhaladas, saborear sabores imposibles...
Imaginar es percibir como se estrechaban tus sonrosados muslos alrededor de los pequeños labios de tu sexo, levemente oculto tras el pantalon deportivo, mientras estabas sentada sobre el cesped artificial, anundando tus rebeldes cordones...
Imaginar es percibir el intenso aroma del sudor de tus ingles, cuando por segunda vez, decidí arrodillarme ante ti para atarlos, la cuarta vez que decidieron de traviesamente desanudarse de tus nike. . Imaginar es percibir cómo se endurecian tus pezones cada vez que cambiabamos de pista y elevabas tus piernas frente a mi, por encima de la red... imaginando que deseabas hacerme partícipe de tu desnudez. . Imaginable era mi excitación, con solo dirigir la vista a mi endurecido sexo, que a duras penas sujetaba tras el nudo del pantalón...
Imaginando terminé el partido en la pista de falso cesped... imaginando cómo el sudor…