Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Cena de empresa....

La planta primera del Hotel, a esa hora, era un autentico fiasco.
Terminadas las cenas, las 3 empresas que celebraban su fiesta de Navidad en el Hotel esa noche, habian pactado una barra libre con animacion musical.
Si una cena de empresa es peligrosa por si misma, juntar tres empresas puede resultar explosivo y cuando la música atronaba la sala habilitada para ello, Laura se aproximó a mi grupo, situado algo alejado de los minusculos bafles que salpicaban el techo. Acababa de trasladarla de mi departamento comercial al de operaciones. Había contratado a Laura un par de años antes por su inteligencia, su presencia y su innata empatia. Era la mejor, sin duda.
- Ven dire. A ver si eres tan diestro planificando como moviendo las caderas
No creo necesario indicar que una cena de empresa es un campo de minas. Nadie mira pero todos observan. Todo se permite pero todo pasa factura.
Laura no necesitaba esforzarse en ser sensual. Era pura sensualidad: los alargados lóbulos de sus orejas; su blanco…

Chocolate...

La reunion se estaba convirtiendo en una pelea de gatos. Mi mente masculina hacia tiempo que volaba lejos de la sala de reuniones. Ella insistia en su postura de jefa, de experimentada inspectora, de probada ejecutiva...
- Quieres tomar algo? un té, un café...?
Si su mirada hubiera sido algo mas densa, hubiera fenecido en ese mismo instante.
- Lo que quieras. La reunion no va a durar mucho mas: tengo asuntos importantes mas tarde
Tras la evidencia (constatacion es mas preciso) de lo poco importante que mi reunion es para ella, bajé al bar de la esquina a pedir su poleo-menta y por romper mi monotonia de los ultimos meses (años?) pedi un chocolate y regrese con las bebidas en las manos. Unos minutos mas tarde removia mi chocolate mientras admiraba la abierta frialdad con que ella estaba en la sala.... y sin pensarlo, sin meditar las consecuencias....lo hice. Mojé mi dedo índice en el chocolate tibio, lo removí con parsimonia, hasta captar su mirada..... y dirigí el  dedo a su boca....

Los …

Sube...

- Sube y no toques nada. 
El aviso de mensaje de mi teléfono interrumpió unos segundos la cena. Mis amigos desviaron la mirada solícitos pero discretos.
- No se encuentra bien. Ahora vuelvo.
Dentro de su rango, mentir por debilidad es uno de los pecados veniales y es evidente que mi debilidad por subir a su habitación justifica cualquier mentira.
La cena retomó el agradable nivel de "conversación entre amigos" mientras ascendía uno a uno los peldaños de madera de la casa rural donde hacíamos este mes la reunión anual. Con el paso del tiempo todos arrastrábamos historias diversas de variados desencuentros, familias, hijos, penurias, empleos y desempleos, pero aquella reunión era un paréntesis aséptico, aislado del exterior, en el que todos retomábamos la personalidad de nuestra juventud. Paco se convertía de nuevo en el "gorrilla" por muy magistrado que fuera, y seguimos admirando y suspirando por el culo de Eva por muchas farmacias e hijos que tuviera en propiedad. Si…