Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2006

El Spa...(2)

... el agua comenzaba a enfriarse.... decidí coger la ducha, abrir el grifo del agua caliente y esperar a que en el telefono comenzara a caer un grueso chorro de agua. Mi mano izquierda descendió hasta situarse bajo sus nalgas y mi mano derecha comenzó a dirigir el agua; primero cerca del cuello, reborboteando junto a los hombros... con pausado movimiento, el agua fue alcanzado el nacimiento del seno derecho, redeandolo y luego ascendiendo hasta el pezón, que bajo el agua, se encabritó desesperadamente pugnando en una lucha desigual...
De mano izquierda dos dedos comenzaron a acariciar el camino entre las nalgas, que a este paso estaba completamente espedito porque hacia tiempo que sus piernas se habian abierto...
El agua descendia caliente desde todo lo alto que la mi mano podia elevar la ducha. El sonido del agua derramandose a ambos lados de la ducha sobre el suelo y el vaho del calor del agua proporcionaban a la estancia un ambiente elevadamente lujurioso.... apliqué el mismo trato…

El Spa...(1)

Acudí a la llamada de Eva. Me facilitaba la direccion de un balneario rural que habia visitado recientemente y del que quería que tomara ciertos detalles de la disposicion de las instalaciones para poder rematar el proyecto del suyo, que acababa de encargar a mi despacho.
El acceso al centro era realmente farragoso: carretera rural de tierra rodeada de grandes jaras con pequeñas tierras cujadas de olivos y vides a ambos lados. Alcancé una pequeña cancela donde me pidieron el nombre desde un videoportero: "le estamos esperando... pase". Junto al antiguo caseron de piedra un rotulo marcaba la zona de aparcamiento bajo un enorme platanero. Solo dos coches. Ninguno era el de Eva.
Descendí y admire el entorno: la parte baja de la ladera estaba inundada por la niebla, a ambos lados surgina dos pequeños mogotes de terreno; en uno estaba el balneario asomandose sobre el otro... el silencio era penetrante al igual que el aroma a retama fresca... Andando hasta el porton del caseron no p…