Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2007

Yo te pedí...

Yo te pedí maiz dulce.... ese maiz que me encanta mezclar con la escarola, la granada... y el vinagre de Módena en las ensaladas.... esas que remuevo con mis manos antes de ofrecertela.... (la ensalada y lo demás) . Pero debí haberte pedido "agua", agua mineral con gas y sin gas en botella de litro, de medio, de cuarto... Pero sobre todas ellas prefiero la pequeña, la que se esconde bajo ese primer estante. . Te pedí maiz... cuando lo que me engancha es el agua... es.... observar como te agachas... y coges "mi agua". .

Con encaje...

Con encaje; solo encaje negro

Como un animal en celo, sin prolegómenos, sujeté su cabello con mi mano derecha y la giré contra la ventana... allí, a merced de mis decisiones, ante la vista de toda la ciudad, comencé a acariciar sus senos.

Mis dedos ávidos bailaban jugando con el encaje y este, a su vez, excitaba sus herguidos pezones enredados entre el fino hilo del encaje...

Mi virilidad, pugnando por conquistar su cuerpo entre sus nalgas, sintiendo el oscuro calor de su ano al otro lado...

Fueron mis manos las que descendieron y las que comenzaron a recorrer la senda de sus labios... fueron mis dedos los que, desbocados, buscaron entre ellos y los que rodearon el ignoto boton de tu placer...

Fueron mis labios lo que, tras girarte, besaron tu intimidad a traves de tu encaje y los que desesperadamente bebieron del rio de tu humedad

Fue mi lengua la que, a veces con, entre, sobre y tras.... tu encaje comenzó a erizar las sensaciones de tu intimidad...

Y entre todos: manos, dedos, labios, lengua, y encaj…

Me Castigas...?

Me castigas: cuando llego tarde, cuando olvido una cita... cuando olivido lo inolvidable.. cuando descuido lo inexcusable... Y me castigas: me obligas a sentarme, a desnudarme me obligas a mirarte, a observarte... Recostada de espaldas, apenas tapada por unas negras medias te acaricias frente a mi; separas levemente tu sexo recorres el camino de tus labios una y otra vez hasta que un fino hilo de humedad los corona Y entonces..... solo entonces indagas entre ellos buscando el cetro de tu placer busqueda, conquista, baile, susurro.... mientras me castigas a mirarte y admirar la tarea de tu proximo placer Estallas... una.... y mas veces y solo entonces me permites finalizar mi castigo aproximarme a tu cálida y húmeda intimidad oler besar lamer ... Eras mala y me castigas. No sabes cuanto me cuesta olividar lo inolvidable para que sigas haciendolo