Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Fobia...

- Eres una "cabrona"...
Lo sabia. Y lo sabia desde el preciso instante en que te comenté mi fobia a las alturas, mi temor, mi vértigo... tus ojos se tornaron felinos y tus labios se entreabrieron, como lo suele hacer instantes antes de susurrarme guarradas al oido.
- Ven, calla y disfruta...
Me pareció inquietante montar en tu pequeño Smart y recorrer la ciudad en direccion desconocida (claro, solo para mi), pero al aparcar en esa calle solo pude temerme lo peor. A escasos metros de la fila de tilos centenarios que bordea el parque se encuentra la taquilla de la antigua instalacion del Teleférico de Madrid.
- Si vienes conmigo.... te la voy a mamar hasta el fondo de mi garganta, cariño
Un sudor frio recorrió mi espalda. Aun no pude identificar si se trataba del repentino miedo al viaje por las alturas del sur de Madrid o a la repentina ereccion que estallaba contra mi jean
- Cabrona....
Mi sistema circulatorio era un caos. El repentino subidon de adrenalina debia repartirse entre m…

pip-pip...

El deseo se apoderaba a diario de su consciencia, haciendo imposible concentrarse en el trabajo...
pip-pip: "Eres una zorrita, y así te lo susurraré al oido mientras mis manos separan tus nalgas y ladean ligeramente tu tanga rojo"
Imaginaba que su compañeros olian la humedad de su lujuria que la escasa tela de ese mismo tanga tojo era incapaz de absorver...
pip-pip: "Pero antes de follarte como un perra en celo, cariño, te arrodillaras para demostrarme cuanto me has echado de menos..."
Hacia tiempo que no escuchaba la conversación del otro lado del telefono, el mismo tiempo que llevaba imaginando que no era su dedo el que en ese momento acariciaba su sexo...
pip-pip: "y esta vez el vino... no pienso beberlo en vaso..."
Un ronco gemido surgió del fondo de su alma acompasando el placer que inundó todos sus dedos... Un nuevo mensaje saltó en su Blacberry: pip-pip: "y no te duches para esta tarde... te prefiero así, oliendo a perra en celo..."

6...

Si el perezoso recepcionista nocturno del hotel hubiera estado atento en su puesto, habria podido disfrutar de las imágenes de la cámara numero 6, la que controla todo lo que ocurre dentro del ascensor del mismo número. . Dormitando, habia saludado a la pareja que acababa de acceder a la rececpción tras descender de un taxi. No le llamó especialmente la atención nada su aspecto. Pero si hubiera sido algo mas atento, podria haber percibido que, lo que el canoso caballero llevaba en el bolsillo de su chaqueta a modo de pañuelo, en realidad no era un pañuelo negro... Mas bien, parecia una escasa porcion de encaje negro. . El siguió como si nada el recorrido del hombre y la mujer hasta el ascensor y en ese punto regresó a su sopor. El hombre, en un gesto intrascedente, recogio la prenda negra de su bolsillo para aspirar de nuevo su aroma, mientras ella volvia a encaramarse a sus tacones para depositar un pequeño mordisco en su menton. . En el monitor 6 podria haber visto nítidamente como él la …

Algunas veces...

Algunas veces, mientras duermes, me aproximo a escasos milimetros de tu boca, trazo con mi imaginación sus carnosas formas y rememoro su sabor..
Algunas veces... algunas... me atrevo a deslizar mis yemas por tus senos dormidos... y siento como tus pezones se escabullen de tu sueño distante y se endurecen ante mis caricias..
Algunas veces... otras... desciendo felino hacia tu cintura, y, recostandome próximo, dibujo con tu vello recortado todos los caminos que se pierden entre tus otros labios, y, cerrando los ojos puedo oler toda tu feminidad concentrada a escasos centímetros de mi...
Y algunas veces... un dedo empapado en mi saliva recorre desde tu ombligo ese camino imaginario, y atrevido, dibuja suavemente un labio, hacia abajo... y el otro, subiendo.... y así, sin prisa, sin pausa... rozando levemente los pliegues que esconden tu placer... hasta que, brillante y húmedo el boton de tu placer asome de su escondido centro...
Y algunas veces... algunas... mi dedo te acaricia allí...…