Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

Oscuro deseo...

- Domina tu impaciencia, cariño... esto es algo que debe hacerse cuidadosamente.
Percibía tu agitación, pero tenia que conseguir que dominaras la situación. Debo recordarte que fuiste tu la que insististe en probarlo conmigo despues de varios meses de dudas...
- Carlos, quiero que seas tu. No preguntes por qúe. Siento que es así y solo contigo tengo la confianza necesaria como para proponertelo, e invitarte a mi casa.
- Conoces mi pasion por ese lado oscuro... esa irresistible tentacion que, a veces, me hace olvidar lo que tengo entre manos y sin pensarlo, abandonando otros placeres.. entregarme a su disfrute... y en este caso, al tuyo.
Compartiamos un estrecho espacio de la cocina. Podria haber sido en cualquier sitio de su casa, de la que conocia muchos otros rincones: el cálidos sofa, el frio suelo del baño, la húmeda bañera...
- Este primer paso es importante, al menos para mi. Siempre es mi olfato el que antecede al resto de mis sentidos en sus placeres... Percibes ahora su olor?? su…

Poder...

rebosaba poder
... atada desnuda abierta ... entregada y rebosando lujuria ... su sexualidad desbordaba mis sentidos ...
me pidió que me arrodillara lo exigió ... frente a ella con su mano sujetando mi cabeza y comenzó a masturbarse ante mi ... desde la proximidad obeservé como abria sus labios como sonsacaba de entre sus pliegues un henchido y brillante clitoris y como comenzó a excitarselo vigorosamente .... - tuya solo sera la vision y su aroma ...
- si estas callado quizas te permita algo más ... se agitaban sus humores y descendian por su perineo hasta humedecer los acres pliegues de su ano abierto ... gemia acalladamente mientras me sujetaba el pelo y me mantenia alejado de su placer y sin embargo, compartiendolo ... - úsame, úsame como si hoy fuera el ultimo dia en que soy tuya ... y yo, fuera de toda razón, poseí con furia aquel cuerpo que me entregaban penetré aquel sexo palpitante inundé su estrecho culo con mi furia empapé con mi esencia sus labios su rostro sus senos ... y sin embargo, era ella, atada entregada quien tenia …

Más aromas....

La promesa era firme: no moverme; no hacer; no mirar.... no impedir.... solo responder y confiar. .
Sentado en el suelo de la cocina, con el trasero desnuedo sobre la madera del suelo, ella manejaba la situacion y me manejaba a mí. Durantes placenteros instantes compartío conmigo sabores y olores. . El primer reto sencillo: el sabor de la miel sobre uno de sus pezones. Acertar la prueba proporcionaba acceso a las siguientes. ¿Qué seno me estab brindando? Besé y mordisqueé... lamí deleitandome aquella miel derramada: "el derecho". No tuerzan el gesto: tenía un 50% de probabilidad y a ella siempre le gustó empezar por él (recuerdan: amantes antiguos...).. .
La segunda prueba.... malvada: ¿qué sabor invade mi boca?.... besé sus labios... los lamí y luego profundicé en su boca.... nuevamente contesté: dulce de leche (De nuevo la expriencia de conocer su helado favorito). . La última prueba fué la más dificil: Cual es el aroma que te rodea?? Alerté mi nariz.... indagué olores... inten…

Aroma...

Desayuna... con tranquilidad.
Hoy seré yo quien asee tu cuerpo, quien lo lave.... quien lo seque... y quiero ser yo tambien quien lo adorne y lo perfume..... lo acicale para salir a la calle.
El baño:
En el agua enjabonaré delicadamente con mis manos, tus pies.... tus tobillos.... tus rodillas... tus muslos.... mientras mis ojos escrutan los tuyos. Verteré, con cuidada parsimonia, agua caliente a lo largo de tus infinitas piernas... de tus huesudas ingles... de tu diminuto imbligo....

Saldrás del agua, y de rodillas ante ti, te secaré concienzudamente con la blanca toalla de algodon grueso: cada dedo.... cada tobillo.... cada muslo.... cada una de blancas nalgas... tu especiado ano.... los pliegues que circundan tu oscuro sexo....
Me seguirás a tu vestidor proque habré dejado seleccionada la ropa que hoy luciras ante tus compañeros de trabajo. Quiero que hoy huelan tu deseo y me envidien con lujuria.... con la misma que atesoro entre mis piernas en estos momentos, bajo mi pijama.
Esa sucint…