Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2008

Nochebuena en familia...

"Lo quiero todo... y lo quiero ahora" Queen
Como era tradición, todos acudimos a cenar al viejo caserón de la abuela. Todos incluida mi primita Eva, recien separada de su última pareja. La abuela mantenia su cutis y su casa, como si los últimos 20 años no hubieran pasado: la chimenea encedida, la vieja caldera de carbón calentando todos los ostentosos radiadores decorados de fundición, las guirnaldas... Bajo el arbol, con alineacion militar, como todos los años , una perfecta sucesion de paquetes envueltos en papel dorado con lazo rojo de menor a mayor tamaño, cada uno con el nombre del afortunado... Comenzó la cena cuyo menú tambien conocíamos. Es curioso, pero el hecho de conocer de antemano cómo trasncurriría la noche, lejos de parecer tedioso, convertía la experiencia en previsible y acogedora... y sin embargo, mi presuncion estaba lejos de ser acertada. . Minutos antes de sentarnos a cenar, cada uno en el habitual sitio asignado (a mi me correspondía en la esquina más alej…

Dura Semana (2): El impulso contrataca...

Stan Getz Y Joao Gilberto: Tonigth I Shall sleep...
De pie ante mi... abandonada a mis lúbricos deseos...
- Con delicadeza, pero sin compansión, inmovilizaré tus muñecas... ataré tus tobillos... y serás mia... cuando... como... donde y cuanto desee...
Te mordiste ligeramente los labios y asentiste levemente
- Desnúdame ahora.
Sin dilación pusiste a ciegas tus manos sobre mi cuello. Tus manos descendieron al primer boton de la camisa y, con torpeza, empezaste a desabrocharla. Tu pelo se situó de nuevo junto a mi rostro mientras continuabas con cada uno de los ojales... Al llegar al pantalon, comencé a recorrer tu nuca con mis dedos... luchaste con el cinturón en el mismo instante que mis dedos atravesaron tu pelo y en ese momento... tus labios se dirigieron a besar el abultado miembro aprisionado tras mi jean. Tus labios y tus dientes comenzaron a recorrerlo. Podia notar el calor de tu deseo...
- Eso ahora no. Sigue
Despegaste tu mejilla de mi y tus manos volvieron al jean, a sus botones, y …