02 diciembre 2008

Dura semana (1)...



Autum Leaves - Stan Getz
(grabacion realizada por Stan cuando su conocido cancer de hígado había puesto fecha a su ultima nota)
Una semana.
.
Una larga semana de interminables siete dias.... Durante la semana que faltaba para verte, te paseaste delante de tu cam en albornoz, mandaste mensajes incendiarios al movil del trabajo, utilizaste la videollamada para que viera cómo te acariciabas y con tu volumen a todo gas, me brindaste (y aún más a los compañeros del vagon de cercanias) una serenata de susurros, gemidos y procacidades...

Una interminable semana.
.
El sábado, al fin, te llamé, "espérame en tu habitación sobre las 22:00", pero antés hice unas compritas para ti: en Hermes recogí varios twillys de esos vintage que tanto te gustan.

No llegué hasta casi las 24:00. Varias veces, con sus correspondientes mensajes, intentaste comunicar conmigo. Yo, mientras, esperando plácidamente en el coffe-shop del hotel...

- Subo en 2 minutos. Deja la puerta abierta

Sé de sobra que te atemoriza dejar la puerta del hotel abierta, y més estando desnuda dentro, pero cuando llegé al umbral de la habitación 326 solo el cartel "de no molestar" impedía mi paso. entré sigilosamente y sentada sobre la cama besé tus labios despues de una semana sin probarlos. Intentaste un reproche pero mi boca lo impidió de nuevo. Saqué uno de los pañuelos de Hermes; sonreiste intrigada hasta el momento en el que cegé tus ojos con él. Un beso y mis caricias en tu nuca ahogaron cualquier intento de comentario... Con las manos aún en tu nuca te obligué a levantar, y de pié, con esa sensacion de indefension que provoca la ceguera, me fué mas facil atar tus muñecas con el segundo pañuelo...
.
Cegada y atada ante mí comencé a olerte. Sabía que te ducharias antes de nuestra hora, por eso la adelanté.... para que tu cuerpo pudiera librarse de ese aciago olor a perfume que emborrona tus aromas y tu sabor...
.
Despues de una semana, oler tu pelo húmedo fué mi primera satisfacción... percibir cómo se encrespaban tus pezones bajo el camisón, la siguiente. Pasé mi nariz por el lóbulo de tus orejas a la par que mis dedos dibujaban la forma de tus senos. Percibiste el deseo en mi respiración y mis dedos alcanzaron tus senos...
.
Despues de una semana... me tocaba a mi jugar

3 comentarios:

Lydia dijo...

Todas las sensaciones, hasta las más supéfluas se convierten en intensas, hasta ese olor de pelo mojado. Me encantan esos detalles... y los juegos a oscuras... jeje.


Besitos.

Anónimo dijo...

Si una interminable semana acaba asi, a partir de ahora tus semanas no tendrán fin, tu cam reflejará lo iinimaginable y tu móvil vibrará, pero de pasión...Me encanta leerte Carlitos, pero me gusta más........Besos (1). tentación de vainilla

Grazia dijo...

Carlitos. La espera acrecienta el deseo, potencia la imaginación y sin duda la tuya estaba a tope.
Interesante descripción.
Saludos