09 enero 2015

Descansar de nosotros mismos...


Opina Fernando Savater que "La lectura nos permite descansar de nosotros mismos...", para mi, es el sexo, el bueno, el que sin duda logra ese milagro.
.
Cuando depositaste tu tanga en mi regazo supe que el último escollo había caído...
.
Debe ser estresante mantenerse como tu misma días... horas... semanas... Intentar destacar siempre, ser la hembra alfa rodeada de machos, siempre magnifica, siempre alerta, impoluta, constante, sublime, fantástica... 
.
Por eso, cuando por fin decidiste volver a ser mujer, solo mujer... mujer que desea... que siente.... que sufre.. mujer pequeñita en mis brazos...  cuando decidiste bajar las barreras, deshacerte de la armadura, desnudarte de todo lo que no fuera el aqui y ahora.... y depositaste el tanga que llevabas en mis manos, impregnado de tu deseo, de ti... lo tomé como una ofrenda, como la señal de que la mujer había ganado el pulso a la persona, al personaje, a la impostura, a las reglas, a lo establecido, a lo normal...
.
Por mi parte.... lo acaricié, con los ojos cerrados, para captar el calor reciente de tu piel en el.... lo olí como haría un animal en celo, escrutando las gotas de tu deseo... imaginando lo que me entregabas con el... 
.
Minutos mas tarde, tus manos enredadas en mi canas dirigían mis labios hacia tu sexo para que pudiera continuar escrutando, acariciando, oliendo, besando, bebiendo... tumbada, desnuda, entregada... te abandonabas a los juegos de mi lengua alrededor de tu sexo mientras mi dedo indice jugaba entre tus nalgas y tu mano aprisionaba mis testículos y me obligaban a dirigir todo mi deseo al centro de tus besos...
.
Cuerpos desnudos.... piel sobre piel... solo piel... sin reglas, sin tabúes.... todo vale entre dos almas que se desean...
.
No hay placer mayor que ver tus ojos cerrados mientras me besas... no hay caricia mas intensa que tu sexo palpitando en mis labios mientras tu orgasmo me impregna.... no hay mayor recompensa, que inundar tus entrañas de mi.... tu mirada turbia y tus susurros de mujer...


No hay comentarios: