29 julio 2010

Sueño de verano...

Las tórridas noches de verano son las mas propicias para los sueños húmedos. Sobre la cama, con la tenue brisa del norte bañando mi espalda desnuda ensoñaba ese escotado vestido tuyo de blanco ibicenco calado, y me imaginaba escrutando qué llevabas debajo (o más bien, qué es lo que no llevabas).

En mi sueño llegabas a mi ingrávida: tu de pie junto a mi, y yo sentado en la pequeña piscina de la habitación de mi hotel, admirando el eterno final de tus piernas... allá donde daría la vida por perderme. Tu malévola sonrisa te delataba, tanto como a mi, la erección que surgía por entre las burbujeantes aguas.

En mi sueño no necesito pedirte lo que deseo, y por eso, no tardaste ni un minuto en darme al mano para salir de la piscina, coger una toalla para secarme pasimoniosamente y poniéndote de rodillas ante mi, empezar a acariciar con tus manos mis testículos y en acunar entre tus labios mi sexo.... en mi sueño, rememoro el sonido goloso de tus labios saboreandome... rememoro hundirme al fondo de tu garganta... tu lengua ávida de mi esencia.

Como es un sueño, no tengo problemas en alargar el placer de mi placer. Sé cómo te excita esto y por eso mis dedos contribuyen a tu lascivia, hundiendose en ti al mismo ritmo que tu aplicas en mi...

Pero hoy en mi sueño necesito poseerte y te dejo con la miel en los labios.... y te giro.... y te sitúo de rodillas sobre la butaca de mimbre de la terraza, y te izo hasta las caderas el impoluto vestido blanco... y ladeo ese minúsculo tanga cuya sucinta tira se pierde entre tus lujuriosas nalgas... y sujeto mi disparatada virilidad entre mis manos... y tu usas las tuyas para abrirme el paso mientras gimes como una zorra en celo ante la inminencia de sentirme hasta el fondo de tu ser.... y de sentir como inundo tus entrañas con mi espesa esencia... y como te derramas tu también en mi...

Y sobre todo, me estremece soñar contigo... cuando instantes después, te giras como una posesa y me hundes de nuevo en tu garganta para beber toda la humedad que mi sexo aun atesora...

Pero solo es eso; el sueño de una noche de verano....

3 comentarios:

Adis dijo...

En mi sueño no necesito pedirte lo que deseo, y por eso, no tardaste ni un minuto en darme al mano para salir de la piscina, coger una toalla para secarme pasimoniosamente y poniéndote de rodillas ante mi, empezar a acariciar con tus manos mis testículos y en acunar entre tus labios mi sexo.... en mi sueño, rememoro el sonido goloso de tus labios saboreandome... rememoro hundirme al fondo de tu garganta... tu lengua ávida de mi esencia.

Que sueño mas rico, auqnue nada como la realidad, buen ralato,besos

Adis

Lluna dijo...

No deje de soñar y menos de compartir sus sueños.
Un placer seguir soñando con vos.

Shang Yue dijo...

no puedo soñar, es funcionalmente imposible

pero disfruto haciendo realidad los sueños de otros