24 abril 2007

Masaje (1)

Te habias retrasado y no cogias el telefono. Subí a tu habitación a tocar la puerta y me abriste con el albornoz del hotel sobrepuesto.

- Disculpa, no sabias que eras tu. Me he dormido; me ducho y salgo en 5 minutos, espérame aqui.

- Apenas me diste tiempo a asentir mientras desaparecias en el baño.

La vision de tu ropa dispuesta milimetricamente sobre la cama me hizo ruborizar... Alli estaba la blusa que pensabas lucir esa mañana, el sujetador doblado y dispuesto bajo un sucinto tanga negro...

Alli continuaba admirando tu ropa cuando saliste de la ducha con solo una blanca toalla en la cabeza. Seguí tus distraidos movimientos por la habitación y te sentaste junto a mi, con un bote de leche hidratante... Me miraste picara:

- Me ayudas? nunca me llego a la mitad de los sitios....

Sin esperarme de nuevo, te giraste sobre la colcha y tumbandote encima me brindaste una perfecta vision de tu explendido cuerpo solo cubierto por la toalla de la cabeza.

Mucho mas erecto que agil, me asente a tu lado y reartiendo algo de la untuosa crema en cada mano empecé a hidratarte (a mi ya no me era necesario en algunas partes).

Empece recorriendo tus gemelos... apretando mis dedos masajeaba con fuerza el musculo.. arriba y abajo... notando como se distendia ante mi presion... giré los tobillos... repuse crema para los pies...el talon... cada uno de los dedos...

Para acceder mejor a tu espalda tuve que arrodillarme en la cama. La vision de tus tersas nalgas, recortadas por el moreno de tus muslos... hendidas en el centro... ocultando la flor de tu ano... hizo que mi ereccion fuera insoportable.

Masajee tus nalgas.... dispuse un poco de crema en mi dedo indice para hidratar tu ano... tu piel se erizó inicialmente, justo antes de notar como te distendias a mi paso y de poder apreciar como tu sexo comenzaba a exhalar hacia de mi los aromas de tu mas intima humedad..

Continue hidratando tu ano conmi dedo mientras mi mano izquierda me desprendia de la ropa innecesaria. Ahora de cuquillas sobre ti, comence a recorrer tu columna, desde su nacimiento hasta tu nuca.... Cada vez que alcanzaba tu nuca... una y otra vez, tu expelias un ahogado gemido... en el mismo instante que mi miembro se clavaba entre tus nalgas, mojandolas con su excitacion....


Aun quedaba mucha leche hidratante, pero era hora ya de darte la vuelta o habria mucha mas en juego.

8 comentarios:

Mazarine dijo...

Jamás una leche quedó tan bien distribuida ... Una placentera hidratación.

Besos

Laura dijo...

Holla!
Obrigada pela tua visita.
Vim espiar-te, gostei muito, vou voltar.
Deixo-te beijos

Buscador dijo...

Deliciosamente excitante, así le pondré la crema.

Catira dijo...

Que delicia nunca la crema hidratante tuvo mejor lugar. Excitante y exquisito un masaje antes de amar.
Besos

Hechicera dijo...

Un masaje...erotico sensual, con toda la dulzura y la pasión de unas manos deseosas...

Un deleite leerte..

Skin on Skin dijo...

Mi espaldas...te piedem com gemidos... ;)

Besos on skin

Lara dijo...

Muy excitante. Con lo que a mí me gustan esos masajes después de la ducha ;)
Un beso hidratante.

BELMAR dijo...

saludos y felicitaciones por el espacio dedicado al placer...