16 diciembre 2015

Mia...




Te añoro...

Mis dedos... necesitan tu contacto, recorrer tu fina piel, acariciar tu cuello, dibujar el contorno de tus senos,  percibir la insolente dureza de tus pezones... rodear con lujuria tus caderas... deslizarse por tus muslos.... insinuarse en la cálida linea de tu sexo..

Mis ojos... desean tu cuerpo, mirarte y admirarte de nuevo...  tus infinitas piernas... tus endiabladas nalgas... vislumbrar el destino de mis mas oscuros deseos entre ellas.... intuir tu vello recortado y seguir la dirección de su triangulo... 

Mil veces he creído reconocer tu sabor en mis labios... he imaginado su espesa dulzura, imaginado cómo se acrecienta al límite de tu placer... sueño beberte y sueño atragantarme de ti... buscando una ultima gota perdida... y aun ahora, en estos momentos, añoro ese sabor que nunca fue del todo mio...

Deseo poseerte mil veces... y deseo que vuelvas a mi, que regreses con tus caricias, con tu falsa placidez... que te hagas pequeñita... que te dejes, que te acerques... que te apoderes de mi...  que me sitúes de allí de donde nunca debí alejarme.. y fundirme en ti, por ti y para ti... dentro.... duro a veces..... otras no...
Y como nunca debiste dejar de hacer...correrte por mi, para mi y en mi... 

Te añoro....  y añoro abandonarme, entregarme y dedicarme a ti. Te añoro a ti.... aunque nunca fuiste del todo mía y maldigo cada día, cada hora y cada segundo que no soy capaz de remediarlo....y volver a hacerte mia.


1 comentario:

Simona dijo...

tarde es la palabra, pero los amores pérdidos se saborean de mejor gusto en la distancia ya que su recuerdo se hace más intenso

saludos, me gusta leerte