03 noviembre 2014

mi yo....


Conducir de noche, contigo al lado... es uno de mis placeres..


Esa noche, circulando a la altura del Cuartel de Transmisiones solo te quedaban las braguitas y los tacones...  y yo trataba de mantener la vista al frente mientras tus dedos recorrían libidinosos la tersura de tus otros labios..... Acerqué mi mano a la tuya... mis dedos podían sentir arder tu coñito al otro lado del tejido... La primera rotonda casi le recorto por el centro al escuchar tus primeros gemidos..... de la segunda casi me salgo por el exterior al notar tus caderas acompasarse a mis caricias....  

Realmente no recuerdo como tracé la tercera ni la cuarta (hubo cuarta?).... solo que, después de ladear tu tanga... mis dedos se empaparon de ti y comenzaron a jugar

- Por favor..... no pares.... ahora no...  no pares nunca.

Con los ojos cerrados sujetaste mi muñeca para hundir mis dedos en ti..... flotaban en el mar de tu lujuria.... mientras tus gemidos lograban apagar el sonido de la trompeta mas triste y seductora del jazz... la del deshauciado Chet Baker 

La noche en este monte es de todo menos cerrada y oscura... en cada rincón, en cada recodo..... cristales llenos de vaho... puertas abiertas... piernas abiertas... Aparcar aqui es unirse a una especie de akelarre de sexo impúdico....

Distinguí un árbol vacío y aparqué debajo... y mi lengua invadió tu boca (hay días que necesito besarte mucho mas que beber).

Sentada atrás, me ofreciste la visión (nocturna) de tu magnifico culo mientras tus manos pugnaban por despojarme de mi ropa.... y mientras lo intentabas... lo acariciaba con suavidad.... y sin previo aviso, te regalé un azote tierno.... 
Emitiste un ahogado gemido que te hizo enloquecer buscando mi sexo y en el mismo instante en que tus labios comenzaron a lamerlo tímidamente... dos nuevos azotes te dieron las gracias.... y te pidieron más, te pidieron todo, sin necesidad de pedirlo....

Oir tus gemidos ahogados por mi sexo en tu boca, mientras te azoto y sujeto tu cuello... me provoca siempre una enorme excitación..... lo que origina que llene tu boca de mi... de un mi endurecido y lujurioso que invade el fondo de tu garganta... es un juego exponencial, a cada azote, te esfuerzas por hundirme mas en ti... y cuanto mas me tragas... mas te azoto....

Mi yo se descargó con lujuria en tu boca... un rio cálido manaba de mi interior a empellones para inundar tu garganta... y tu que apenas podías beberme, necesitabas abrir tus labios para permitir que me derramara fuera...

El silencio de la noche volvió a adueñarse de ese campo perdido...... de mi coche... del asiento de atras.... La noche olía a sexo.... al mio...y aun resbalaba por tu mejilla... por tu cuello.... por tu escote.... 

Te besé.... y me bese en tu boca.... espeso, dulce y cálido...... Aun era pronto y aun tenia suficiente yo para hacerte mia de nuevo...