Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Despacio...

Despacio..... muy despacio... Mantengo sujeto mi embrutecido miembro con la mano derecha, y recorro con él tu sexo empapado.... No miro lo que estoy haciendo... no hace falta...
Mantienes tus piernas abiertas y en alto para mi.... entre tus muslos miro a tus ojos de zorra, mientras la sensibilidad de mi glande me permite percibir cada poro, cada pliegue de tu pequeño coñito... recorro la longitud de cada uno de tus labios, entreabriendolos delicadamente para que me sientas haya donde mas deseo.... asciendo por ellos hasta que se juntan delicadamente.... juego con mas intensidad en ese punto.... tu clítoris se oculta... y deseo excitarlo.... tus ojos es enturbian..... me hundo con pausados movimientos circulares un poco mas en su busca.... tu lengua cobra vida relamiendo tus labios....
Te miro.... cuando abandono el juego y me introduzco en ti exasperadamente lento.... milímetro a milímetro me hundo en ti.... sin dejar de mirar los gestos de tu cara... din dejar de oir tus gemidos... tus o…

Viajar en tren...

Tenias que ir a esa inaplazable reunión... Nada podía retener esa inminente partida a Valencia. Y a pesar de ello (o quizás, por ello) pude conseguir billete Turista en tu mismo AVE de las 14:10. 
Te busqué...
Desde mi vagón recorrí el tren, aunque ya imaginaba que viajarías delante, en la solitaria Preferente. Sentada, sola... escuchabas tus cascos...
Te esperé....
Conozco tus costumbres (manías?) y antes de que te trajeran la bandeja de comida, te levantaste hacia el aseo para asearte y lavar tus manos (como siempre).
Junto a la puerta del aseo te esperaba manteniendo una inexistente conversación con mi móvil ocultando mi rostro. Te cruzaste indiferente. Abriste la puerta y despreocupada entraste en el pequeño aseo sin prestar atención a cerrar tras de ti (solo necesitabas lavarte las manos...), Pero cuando lo intentaste, mi pierna derecha ya había cruzado el umbral para impedírtelo, y mi mano derecha se dirigía tu boca para amortiguar cualquier posible grito.
Y te giré de inmediato hacia…