17 octubre 2012

El Principie de Cenicienta (version libre)



...
La noche fue intensa... pero la bella desconocida se perdio entre mis dedos al sonar la ultima campanada...
 
Cansado de que sus emisarios recorrieran su pequeño pais sin encontrar a su hermosa pareja de baile, el Principe decidió acometer la busqueda por si mismo...

Con su preciado objeto entre las manos, el bello zápato perdido, recorrió pueblos y caminos, valles y posadas, ciudades...  en todos ellos solicitando ayuda de las más bellas mujeres que encontraba...
 
En una estancia acondicionada por él a tal efecto, solicitaba a la dama que se sentara en un antiguo y alto butacon de terciopelo rojo.... y tras arrodillarse... recogia entre sus manos su pie derecho calzado, lo atesarba entre sus manos sintiendo el tacto del tejido.... lo descalzaba con suma suavidad, lo recorria con sus manos, admirandolo lentamente.... y despues de unos minutos de intenso silencio... y de intensas caricias... acometia la tarea de probar el zapato.....

Al principio, la ansiedad le llevaba a recorrer y recorrer mas y mas caminos, pero....  poco a poco..... la frenética busqueda inicial... derivó de ser un medio a ser un fin... a ser una deseada actividad...

El Principe desdeñó la intencion de encontrar a aquella huidizae ignota dama y sustituyó su empeño inicial: ahora anhelaba compartir esos instantes en soledad con las desconocidas damas que encontraba.... sentarlas..... solicitar sus frágiles pies calzos.... inspeccionar entre sus manos el cuero, su confección... y desnudar suavemente sus pies... tomarlos entre sus manos..... acariciarlos...... contar uno a uno cada uno de sus pequeños dedos.... dibujar el contorno... deslizar las llemas de los dedos por la planta.... rodear el tobillo... ascender marcando el gemelo... circundar las rodillas......

Era tal el placer obtenido por el Principe que, arrojando una noche a un viejo pozo aquel frio zapato perdido, solicitó a su artesano de confianza, la elaboración de otro hermoso zapato, forrado de seda... pero cuya reducida talla fuera imposible de calzar pie alguno.... y que le permitiera continuar eternamente su anisada busqueda....
 
El principe siguio recorriendo su pequeño pais.... y fue querido y adimirado por casi todos..... pero sobre todo de sus subditas... salvo por Cenicienta, que cansada de esperar y de sus hermanas, hizo la maleta y huyó a Hollywood (pero este, es otro cuento).
 
 

05 octubre 2012

Redencion...

 
 
Te he desnudado con rabia contenida...
 
He sacado de la cómoda de mi habitacion un par de arneses. Un par de bridas yacian colgando de la viga de madera de mi habitacion esperando cobrar vida al sujetar tus muñecas.... aumento suavemente la presion obligandote a izar un poco tus piernas....
 
Estas nerviosa... tu risa nerviosa te delata... al igual que el aroma que destila tu sexo delata la excitacion creciente que se acumula en el...
 
Aun no te he tocado... aun no has sentido mi piel sobre la tuya... y al cegar tus ojos has perdido todo contacto visual sobre lo que hago, lo que preparo, lo que significa el ruido del cajon de la comoda abriendose de nuevo... mis pasos tras de ti....
 
Empieza a sonar en mi ipad los primeros compases.... un grupo de voces in crescendo... no identificas la pieza.... lo haras a su debido momento.... pero mientras tanto el volumen, al maximo.... latin.... tu piel se eriza.... el ave Maria Guaranni... la banda de la pelicula La Mision... la esteril plegaria a la madre de todos que anticipa el caos... los golpes.... la muerte.... el caos...
 
Tu piel se eriza, como la mia.... subo al maximo el volumen.... y mis manos se ciñen unos guantes de cuero.... y comienzo acariciarte con ellos... no hay palabras... solo sensaciones..... el frio cuero... su olor.... tus pezones se erizan con su contacto y tu culo..... tu culo enrojece ante el azote que descarrajo en él... comienza el Misserere.... las sensaciones se mezclan.... y colgada de tus amarres elevas tu blanco culo pidiendo penitencia... dos, tres cuatro.... los azotes llueven para pagar tus pecado... la lujuria que se acumula entre tus piernas.... la gula de tu boca al tragar mi sexo.... la envidia que siento al verte... los celos de tu sonrisa.... los pecados tuyos y mios se expian en cada azote y mi sexo está a punto de estallar al oir tus gemidos elevarse en una inutil plegaria.....
 
o quizas no tan inutil, cuando al desatarte te permito depositar tus labios en mi sexo... y beber de el... tus pecados han sido escuchados..... y seran perdonados cuando me permitas atravesarte con la fuente de mi redencion.... te suelto.... te arrojo sin mesura contra el sofá rojo de mi habitacion... tu piel blanca se vuelve transparente rodeado de su fulgor, y con los guantes aun puestos, sujeto tus caderas para evitar que te muevas..... y me hundo de un solo empujon.... y mi sexo resbala hasta el hondo infierno que habita en ti..... y juntos arderemos una y mil veces en el limitado infinito de mi habitacion....