27 septiembre 2010

Escaleras...


He recibido comentarios de algunos clientes quejándose de lo incómodas que resultan para subir algunas de mis escaleras.... 
.
¿¿Quien les dijo que las diseñé para subirlas??
.

17 septiembre 2010

Vermouth...


Raramente digo "no" .


Ello, a veces, me ha originado un sinfín de embrollos inverosímiles.


Sin embargo, otras, postergar el desafío hasta el límite de la desvergüenza propia o ajena, colma de maravillosas endorfinas mi castigado sistema neuronal. 


Eres una cerda. Si.... Lo eres (y no digo que no me gustes por ello) Lo eres por conocerme tan bien y por usarlo contra mi, aunque comparta el placer del juego contigo.


Aquel día sólo pasaba cerca de tu trabajo... y solo llamé para compartir un vermouth, ya sabes, rojo. Solo esperé, por cortesía, aparcado junto a tu puerta.... y solo dibujé tu pierna con mi dedo índice hasta el limite de tu tanga... y tras ello, solo te pedí que me lo enseñaras. 


- Quieres ver mi tanga aquí en medio del tráfico??
- No. Realmente quiero olerlo.


Si en ese momento no me hubieras seguido el juego, deslizando tu tanga por tus piernas hasta abajo y dándome en mano ese lujurioso tanga blanco... el juego se habría detenido al buscar aparcamiento, pero no.... 


- Ahora quiero yo olerte. Métete en ese parking


Y como no se decir que no, mi mano se deslizaba fuera de la ventanilla buscando el ticket de entrada.... mientras sus manos entraban bajo mi jean para darme salida a mi.... Conocía ese viejo parking; su cansada iluminación... sus estrechas rampas hasta el tercer sótano, donde apenas aparca nadie, y en esa ultima revuelta, en medio de la rampa apenas iluminada por una parpadeante luz fluorescente, te pusiste de rodillas sobre el asiento y comenzaste a deglutirme sonoramente...


- No era olerme??
- (con sonido gutural) y quien dice que no lo hago?


Una ráfaga de largas me hizo tomar conciencia de un coche tras de mi en la rampa. Como pude continué hasta la esquina mas discreta de ese tercer sótano y hundido en tu garganta, desnudé tu culo para comenzar a azotarlo primero, y luego para hundir mi dedo en él al ritmo de las embestidas de tu lengua... Gemías, saltabas, gritabas mientras tu saliva empapaba mis cojones y mis dedos desaparecían entre tus labios... y entre tus nalgas.


- Querida, el tío del coche de antes esta frente a tu ventanilla con una perfecta visión de nuestro juego y, como no, de todas tus intimidades.... Se está tocando como una fiera
- Cabrón, a que no eres capaz de seguir mientras nos mira???
- Querida, realmente no me mira a mi..... se está masturbando ahora mismo contemplando tu espléndido coño abierto....


Y como no se decir que no.... te continué acariciando de manera aun mas visible. Saber que un extraño te observaba... que se daba placer a escasos centímetros.... que estábamos los tres en un parking publico....desató una inusitada lujuria en todas tus caricias; nunca sentí tanto placer con tu boca, tu lengua, tus gemidos..... Fuiste la primera en alcanzar un orgasmo tan sonoro y húmedo que al notarlo desató en mi otro fantástico que estalló en tu garganta....


Del tipo nada supimos... pero intuí su satisfacción. 


Minutos después aparcaba de nuevo frente a tu trabajo para devolverte a la rutina diaria, eso si, terminarías la jornada sin bragas por capricho mio.... y a cambio me pediste otro vermouth.... y cómo no se decir que no....



08 septiembre 2010

Enfadada...

Me pone mucho cuando te enfadas...
Cuando te percibo alterada, enojada, enfurecida.... no puedo evitar sentirme excitado.
Valor? No. Ni mucho menos. Cuando percibo tu ira desbocada en la mirada no puedo dejar de imaginarte desnuda. Te imagino como un enfurecido animal en celo... Toda esa pasión que desbordan tus gestos oscenos, convertida en pasión animal...

Pugnar por asir tus muñecas y sentir cómo pretendes atacar... liberarte...

Acorralarte contra la pared de la habitación, y sentir tu genio apaleando mis nalgas...

Arrojarte a la cama aun sin abrir y oler en tu cuerpo el sudor de la lucha....

Tirar de tu tanga..... subir tu falda... y sentir tu mirada clavandose en mi...

Girarte, a medio desnudar..... sujetarte del pelo.... bajar mi pantalon.... sentirte bajo el abrazo de mis musculos....

- Fóllame de una puta vez cabrón.....

Y un segundo despues, hundirme en ti hasta el último milimetro, moviendome como el autentico cabrón en el que me conviertes.... Pero la batalla aun no se ha perdido, querida, y un segundo antes de percibir tu placer......... salirme de ti... y sentir de nuevo tu ira, tus palabrotas, tus vanos intentos por liberarte, tu genio....... y solo en ese instante, tapar tu boca con mi mano y volver a clavarme hasta tus entrañas... y percibir tus gemidos ahogados bajo mi mano y tu sexo palpitando empapado.

- Cómo me pones cabreada, querida.....


Aviso: Este es un deporte de riesgo. Manejese con cuidado: si su pareja es de armas tomar, deje el "asunto" en manos de profesionales, o mejor aun.... huya.

01 septiembre 2010

Lavado...


Te dejé intuirlas al entrar en mi coche. Estaban distraidamente depositadas en la guantera de tu puerta, ligeramente tapadas por un echarpe de gasa.
- Quitate las bragas...


Sin mediar palabra deslizaste bajo tu falda un sutil tanga malva, que se resistía a descender de tus rodillas.
- Dámelo


Aun se percibía el calor de tu piel en el... y lo mas importante para mi, estaba completamente impregnado de tu aroma, que pude paladear al inicio de la Gran Vía. En el segundo semáforo rojo, una mujer al volante de su taxi sonreía, mientras adivinaba a qué pertenecía el encaje que asomaba por entes mis manos...
- Tu dedo....


Ya sabias a qué me refería... y deslizando tus manos entre tus muslos imaginé como abrías tus otros labios y deslizabas tu dedo índice a lo largo de ellos.. empapándolo de ti. Lo dirigiste hacia mis labios. El sol que penetraba por mi ventanilla hizo brillar toda tu humedad en él, y el calor evaporó lo suficiente su aroma como para que yo pudiera advertir toda la lujuria que atesorabas.


Mis dientes se deslizaron apretadamente a lo largo de él mientras cerrabas los ojos....
- Ponte las esposas
Sin palabras y sin bragas, te conducía por el Paseo de la Florida a media tarde, mientras mis dedos te exploraban...


Giré en la segunda bocacalle, pero tus sentidos solo habitaban entre tus muslos... NI siquiera viste cómo entraba en la Gasolinera y entraba en el tunel de lavado. Ya tenia el recibo con el código de lavado (el mas largo) y con tan solo marcarlo en el teclado de acceso, el coche en punto muerto fue empujado por un arrastre inferior hacia el interior.
- Ahora cariño, demuéstrame tu deseo....


Bajé en unos segundos mi pantalón, entre rodillos de esponja y chorros de espuma que explotaban en la carrocería... Mostré ante tus ojos el resultado de mi deseo, y con tus manos atadas te abalanzaste sobre ella, hundiéndola hasta el fondo de tu garganta. 


El ritmo acompasado de tus gemidos coincidió con la segunda pasada de los rodillos. Mis dedos exploraban a la vez tu sexo empapado y tu ano, lubricado por mi saliva... El aclarado de alta presión chocó contra el parabrisas en el mismo instante que mi semen lo hizo en tu garganta....


Aun con restos de mi esencia en tus labios, te giré contra tu puerta. Tus manos esclavas apenas te ayudaban, pero con las mías fue suficiente como para elevar tu culo sobre la palanca de cambios y deslizar lascivamente mi lengua por el.... y en el.... mientras mis dedos rodeaban
tu clítoris alocadamente. El huracán de tu orgasmo, llegó en el mismo momento en que se conectaron los ventiladores de secado... 


Solo quedaban algunos segundos para salir del lavado, pero te giraste para mirarme a los ojos y sin decir palabra ya sabia que volvería a dirigirme a la oficina a por un nuevo ticket de lavado....


pdt.- Si ya lo decía mi abuela: cómo se agradece la limpieza...