25 febrero 2010

Agua...





Jim Brickman sonaba dulzon en tu mp3, y yo mientras, me empeñaba en desempañar el espejo del baño del vaho del agua caliente de tu ducha. Esfuerzo inutil.


Tu cuerpo se contoneaba tras la cortina de dibujos infantiles que compramos en Lisboa. Intuirte desnuda bajo el chorro de calor, a escasos centímetros de mi, empezó a "quemarme" a mi tambien, y dejando mi albornoz en el suelo me situé tras de ti...


- Shsssss. Déjame...


Impregné de gel nuestra pequeña esponja natural, esa que compramos y compartimos en Ibiza... Comencé por tu cuello, masajeandolo lentamente; luego tus hombros justo en el trasiego del homoplato. Mi mano izquierda, de habitual tímida, recorria suavemente el nacimiento de tus senos... Nuestra ducha es escueta, y en este punto era imposible que ademas de mis manos no me intuyeras entre tus nalgas, pero eran mis manos la que se afanaban por acariciar tu espalda, presionando con delicadeza cada una de tus vertebras mientras, ahora si, mis otros dedos presionaban con otra delizadeza tus pezones..


El vaho, el agua ardiente, nuestros cuerpos calientes, convertian el angosto espacio en irrespirable, pero, con los ojos cerrados continuaba recorriendote, una vez mas, y ahora eran mis dos manos las que se ocupaban de tus nalgas, firmes, blancas.... volví a depositar algo de gel y al asirte por ellas, diste un ligero respingo...mis movimientos circulares me proporcionaban una valiosa vision de lo que ocultan.


- Ahora. Te quiero dentro ahora...


- No hay prisa.... nunca la hay


Y girandote, mis manos se ocuparon de dos senos, mientras las tuyas bajaron para ocuparse de lo que ya no cabía entre ellas...


Ante cada caricia en tus pezones enhiestos tus ojos se cerraban y mordias tus labios con lascivia y fué en ese momento en el que descolgando la ducha dirigí su chorro hacia tus caderas...


- Seras capaz de sujetar la ducha?


Y sin esperar respuesta, arrodillandome, me interné entre sus muslos. Su sexo estaba abierto y enrojecido del calor...


El grueso chorro de agua caliente descendia salvaje por su sexo. Eva, de pie, ligeramente inclinada hacia atras, dirigía la ducha hacia su coño abierto, mientras mi lengua buscaba su destino a duras penas... Situé uno de mis dedos impregnados en gel a la entrada de su ano, que desapareció en cuanto los primeros estertores empezaron a aflorar, incrementando el ritmo del alocado juego... A punto casi de ahogarme, la descerrajé tres intensos lametazos....




7 comentarios:

dulce coraza dijo...

Romper cerraduras...descerrajar a lametazos mientras te ahogas sumiso ante el placer que te produce poseerla...¿la tienes? pero...no es tuya

Anónimo dijo...

Mmmmm...que romántico te has puesto Carlitos; que si Lisboa, que si Ibiza, que si vuestra ducha es pequeña...
Shsssss...que polvo se llevó puesto tu chica mientras te ahogabas

Lokita dijo...

Es que no te callas ni debajo del agua, Carlitos! ;)
Besitos, petardo!!

Collette dijo...

En mi ducha nocturna procuraré recordarte...

Ríos de besos

Lydia dijo...

Ardiente ducha... en lo que es un mojarse por dentro y por fuera... jeje.

La Mary Venusina dijo...

como me gustan las duchas
Besos!

Nikita dijo...

Divertido jugar de esa manera en la ducha.
"la descerrajé tres intensos lametazos" puff que bien suena.
Que calorrrrrrrrrr

Besazo