23 agosto 2009

Juego...

Con Ana mantenia una especial amistad: reíamos, charlábamos sobre la ultima novela de Coetzze, tomábamos cafe, follábamos... hablábamos de nuestras amores y desamores. En nuestros encuentros nunca se establecian premisas, prejuicios... sin prisas creábamos una atmosfera de irrealidad, de que el mundo se detenía mientras ambos reíamos...
.
Un café podia ser un simple café (hubo muchos) o bien el inicio de una tormentosa tarde de sexo desenfrenado donde ni un solo poro de piel quedaba sin roce. Ana es profundamente tímida y delicada, y sin embargo cuando se embuía del espacio vital que ambos formábamos, rebosaba seguridad, feminidad... pasión.
.
Ayer volvimos a tomar café (realmente fué un te verde con hierbabuena... helado) y tras preguntarle por su enamorado (qué bella palabra portuguesa en vez de novio)... surgió. De manera indolente, en un sencillo gesto, situó sus pies descalzos sobre mis piernas, y mis manos comenzaron a masajearlos...
.
- Me vuelves loco cuando haces eso... No se que haré sin ti cuando me vaya a Londres.
- Ir a un chino para que te haga lo mismo por 1 libra.... jeje
.
Ana cerró los ojos. Entre ambos esa seña equivalía a muchas cosas: necesito silencio... no quiero hablar mas del tema... no puedo hablar mas del tema... Mis manos continuaron pulsando cada fibra de sus doloridos y cansados pies...
.
- Te propongo un juego Ana
- Miedo me dan tus ideas..... Dime (y continuó con los ojos cerrados)
- Me gustaria pedir 3 deseos. En un pequeño párrafo de tu cuaderno escribir 3 cosas que desee de tí: sencillas y claras. No tiene que sera nada nuevo, o si.... Y cuando ambos los hayamos escrito, será el otro el que elija el regalo, el deseo que quiera satisfacer de la lista.
- Regalo?? Como un regalo de despedida?? (era evidente que la palabra Londres flotaba entre ambos). Miedo me das tu, tus juegos y tus deseos... Pero me parece bien.
.
Me levanté a conectar el mp3 al altavoz que habia sobre la mesa del pc; seleccioné el jazz de Mare Nostrum (Richard Galiano). Cuando regresé, Ana ya estaba escribiendo en su hoja del cuaderno cuadriculado y me senté a su lado a escribir los mios sobre una hoja arrancada.
.
Mis deseos fueron:
1.- Deseo que, frente a mi, te desnudes, te sientes, te abras, te masturbes y me permitas hacerlo a mi tambien, mientras te admiro.
2.- Deseo sentir mi miembro inundado tu boca y a tu lengua rodearlo, acariciarlo... mientras tu cuerpo se situa sobre el mio y me permites oler cómo la humedad invade tu sexo.... y probarlo... y llenar con mi espesa esencia tu boca.... y besarla despues.
3.- Deseo acariciar tus nalgas, deslizar mi lengua entre ellas mientras mis dedos juegan entre tus otros labios. Deseo humedecer tu ano, distendirlo con mi lengua, con mis dedos... y cuando sienta que me lo entregas, hundirme en el.... delicada, pero firmemente... y cabalgar con lujuria hasta llenarte de mi...
....
Cuendo terminé de escribir, resonaban los desacordes del piano y el violin en el mp3... y Ana levantó su mirada para entregarme su carta.... sus deseos.
.

17 agosto 2009

Llueve...






La lluvia me ha calado por completo. Aparco la moto junto a tu portal, y como años atrás, pulso de nuevo el timbre del portero. La escalera de madera cruje y me dirijo hacia tu puerta marcando húmedos pasos.... Mi aliento está reseco cuando mis nudillos tamborilean en ella.
.
Años atras... flanqueaba esa puerta con la misma asiduidad que flanqueaba tu corazón... o mejor dicho... que tu dejabas que yo penetrara en él. Recuerdo que tus reglas nunca permitian pasar dos noches seguidas bajo tu techo, en tu lecho; decías que los hombres, "la segunda noche siempre regresan con su cepillo de dientes". A mi, contigo, me hubiera bastado con la primera para colarlo junto al tuyo.
.
Abriste... como siempre, y como siempre me acogiste, húmedo, empapado.... Ese primer abrazo tuvo algo de maternal: peinaste mis canas y besaste mi sonrisa...
.
- Siempre serás un niño: cómo se te ocurre coger tu vespa con este tiempo? Ven...
.
Empecé a quitarme la ropa junto a tu habitacion... la misma que tantas veces ocupé mientras enumeraba una por una tus pecas... y cada uno de los pliegues, y cada una de las curvas que esconde tu interminable cuerpo..
.
- Anda, date una ducha mientras seco tu ropa y te preparo un café caliente...
.
En tu piso, habia paseado mi desnudez por cada rincon, y sin embargo, ahora... hoy... despues de tanto tiempo, la timidez iluminaba mis mejillas ardientes. Terminé de desvestirme tras la puerta de tu baño, ahogado del vapor del agua caliente que rompía a borbotones en el plato de la ducha...
.
Llovía...
.
Llovía gris plomizo sobre los cristales de tu casa, de la cocina, del baño... y llovía en la calle, y sin embargo, yo, en tu casa, me calaba hasta los huesos de tu aroma impregnado en la ropa interior usada que siempre depositas en el viejo cesto de mimbre bajo el lavabo... y del aroma que por la mañana, al secarte, recoge tu toalla grande de rizo blanco.
.
Y dentro de la ducha... seguia lloviendo hasta que, tu mano en mi espalda detuvo el tiempo, detuvo el mundo... detuvo la lluvia....
.
Y Comenzaste a besar mi espalda... y sentía tu respiracion agitarse... y tus manos, tras enlazarse en un gesto adolescente con las mias.. se situaron en mi torso... rodeando mis pezones. Quise girarme, pero no me dejaste....
.
El calor en aquella ducha se hizo irrespirable... tus manos escrutaban cada pedazo de mi, mientras tu boca seguía marcandome la piel a cada paso...
.
Te agachaste. Tus labios se mostraban afables sobre mis nalgas a la par que tus dedos dibujaban traviesos todas las venas y pliegues que encontrabas en mi descontrolada virilidad. Tus frios dientes sustituyeron a tus cálidos labios en mi culo... y por delante, descubriste mi glande...
Me mordias... y cada vez que notaba tus dientes, un respingo erizaba mi espalda, y mis piernas... y mi piel... y mi polla brincaba entre tus manos...
.
Llovía cuando me giraste... y seguramente seguia lloviendo cuando mi miembro desapareció entre tus labios... y tambien cuando tu dedo se hundió entre mis nalgas... llovía mientras todo mi ser se acumulaba en mis riñones... y llovío a raudales en tu boca cuando toda mi esencia inundó tu garganta...
.
Me besaste sabiendo a mi..... y me besaste de nuevo, cuando ambos, empapados, mojamos de nuevo nuestra antigua cama..
.

15 agosto 2009

Gotas...

El calor del verano ha comenzado a derretir los hielos que saqué del congelador... Te he desnudado con parsimoniosa lujuria: mis dedos han recorrido cada pliegue, cada costura, cada encaje de tu ropa, pero solo han dibujado tu cuerpo a traves de ellas...
.
Con las rodillas elevadas, te brindas a mi. Y yo, recojo del pequeño tazon de cristal ,donde el agua helada se deshace poco a poco, unas gotas entre mis dedos y las suelto desde tus rodillas...
.
Las primeras gotas apenas rocorren unos centímetros y se detienen, indecisas.... y mis labios imitan el recorrido bebiendo cada rastro de ellas hasta alcanzarlas. Vuelvo a mojar mis dedos y verter heladas gotas, que esta vez, descienden raudas por el interior de tus muslos hasta que el rastro se pierdes bajo tus nalgas. Nuevamente mis labios comienzan en el lugar de partida, tus rodillas, y trazan húmedos la misma singladura que un instante antes han recorrido las gotas: la rodilla, la tu muslo... por detras... bajando... e intento beber lo que queda de ellas bajo tus nalgas.
Ahora toca desde la otra rodilla. La mezcla del juego, las frias gotas recorriendo tu piel por donde a ellas les place... el calor de mis labios tras ellas y la humedad de mi lengua recogiendolas comienza ha originar una brillante humedad que asoma timida por entre tus labios. Vuelvo a soltar el gélido agua y ahora surca intrépida tu pierna para detenerse en la cintura y desbordarse por el pliegue de tu ingle hasta detenserse entre tus nalgas. Mientras me acerco para emularlas, un leve estremecimiento te recorre porque sabes cada uno de los sitios que recorreré bebiendote... y cuando me acerco a tus caderas no puedes evitar un apagado gemido, que se acrecienta cuando mi lengua desfila por tus ingles y que se convierte en un pequeño estertor cuando sientes mi rostro junto a tu sexo y mi lengua junto a tu ano... intentado adivinar el escondite de las traviesas gotas...
.
Sigo vertiendo gotas por tus rodillas... al azar... ahora las bebo de tu ombligo.... ahora nuevamente han descendido por el interior de tus muslos hacia tus nalgas... de nuevo por tus ingles... y a cada paso, y a cada beso... se acrecienta el hilo de humedad que mana de tu sexo...
.
Arrojo ahora el agua con la suficiente experiencia como para prever su destino... y es ahora cuando le deposito de tal manera que se enrede en tu vello y empape tus labios... tus otros labios. Y es en este momento en el que, con un pequeño hielo en mi boca, juego alrededor de tus labios... entre ellos... dentros de ellos... y acaricio con delicadeza el pequeño boton que esconden en el mismo instante que tus gemidos anuncian tu placer e inundan mi rostro.
.
pdt.- La hidratacion en verano es siempre muy recomenbable...

14 agosto 2009

Sentidos y Placer...

Todos los sentidos estan abocados al placer, a la excitación...

Un aroma, un tono de voz, una caricia fortuita, una imagen... la vision de un cuerpo, la contemplacion de un cuadro, de un atardecer... la lectura de un determinado párrafo o el sabor de once besos, pueden servir de catalizador de mas cálido placer...

OLFATO

TACTO GUSTO
OIDO
VISTA


pdt.- Estimulen cada uno de sus sentidos.... en orden o en desconcierto... al unísono o con desafinos... Solos o en grupo.... Hay algo mas importante que hacer estas vacaciones??

05 agosto 2009

Coraza...




"Todos necesitamos descansar de nosotros mismos en algun momento..."


Cuando depositaste tu tanga en mi regazo supe que el último rescollo de tu coraza habia caido...
.
Debe ser estresante mantenerse como tu misma dias... horas... semanas...
Intentar destacar siempre, mantenerse delante de los demás, visible, alerta, impoluta, constante... Por eso, cuando por fin decidiste volver a ser mujer simplemente, una más... mujer que desea y necesita ser deseada... cuando decidiste bajar las barreras, esconder la armadura y entregarte como tal, depositaste el tanga que llevabas puesto desde primera hora de la mañana en mi regazo, impregnado de tu deseo, como una ofrenda para mi.

.

Lo acepté gustoso y escruté en el lo que escondes a la mayoria... Horas mas tarde, tus manos enredadas en mi pelo dirigian mis labios hacia tu sexo para comprobar la amplitud de tu deseo...

tumbada, desnuda, entregada... te abandonabas a los juegos de mi lengua alrededor de tu clítoris mientras mi dedo indice acariciaba traviesamente tu ano...

Notaba la intensidad de tu placer por el movimiento compulsivo de tus caderas... a cada espasmo mi dedo profundizaba aun mas entre tus nalgas y mi lengua incrementaba sus caricias. Rabiosa te giraste e intentaste tomar el mando (es tan dificil dejar de ser uno...) a base de hundir mi poya en tu boca.... Vano intento... tu cercano orgasmo te impedia razonar y por fin.... por fin.. te abandonaste: tu ano cedio a mi presión en el mismo instante que el intenso olor de tu humedad se derramaba en mi boca...
.
Aun tus otros labios inundaron los mios varias veces mas.... tantas como yo hube deseado. Totalmente entregada, y sin rastro de ninguno de nosotros en la habitación... ahora si, te dedicaste a mi placer... sin trabas... sin complejos... sin fronteras.... sin prisas.... sin premisas.... solo dos cuerpos deseandose, acariciandose.... vaciandose.