17 enero 2008

Te ataré...

Ataré tus muñecas con el cordon de mi albornoz,
....para que te sientas prisionera.
Tapáré tus ojos con tu camiseta negra,
....para que te sientas vulnerable
Desnudaré tu sexo, pero solo un poco,
para que te sientas aún más desnuda...
Así, prisionera, vulnerable y desnuda,
susurraré en tus oidos...
comenzaré a lamerte...
deslizaré mis dedos por cada rincon
y por cada pliege,
mi lengua se deleitará con cada sabor,
mi nariz se embriagará con el aroma
que desprenda cada parte de tu cuerpo...
Enhiesto y embriagado por ti...
te tomaré salvajemente
te poseeré con desesperacion...
hasta que me derrame en ti
una y mil veces
y comparta contigo,
con mi sexo en tu boca
el sabor de nuestra lujuria

09 enero 2008

Celebracion...

Ella estaba sobre mi cama... y yo bebiendo Cava.... pero, cómo habia llegado a ese punto?

Había llegado a pasar las Navidades al hotel; para los solitarios no hay nada peor que los expureos sentimientos de paz que irradian los "navideños" durante estos dias. Seleccioné un Hotel de muchas estrellas, mucha calidad de instalciones y spa, y como habia previsto, con una escasa ocupacion (algun solitario como yo, supongo...)

Desde el mismo dia en que llegué me fijé en ella. Nada más entrar en mi habitación llamó a la puerta y se presentó como la responsable de la planta donde me alojaba... aunque la respuesta era sencilla, verla vestida de uniforme, amable, cortes.... y preguntando mis necesidades, desencadenó un ligero estertor en la base de mi cuello:
- De momento creo que no, gracias
- Si tiene cualquier necesidad..... no dude en llamarme.
Y lo dijo recalcando el "no dude"... o al menos eso imaginé.
Los dias pasaron lentos: mucha piscina, mucha sauna.... internet para seguir colgado del mundo... paseos por el inmenso y empapado campo de golf...

... Y llegó la Nochevieja. Despues de una excelente cena con un mejor vino percibí aun más la sensacion de soledad... y cuando regresaba a mi habitación la encontré... acaba de comenzar su turno.

- Lamento que tengas que trabajar hoy tambien, Me gustaria invitarte a una copa, si te apetece...
- No puedo beber asi vestida con un huesped
- Si es por eso....jeje... pido una botella de cava y te espero en mi habitacion...

Una pícara sonrisa recorrió su rostro

- Dame unos minutos que haga una ronda y llamo a tu puerta
Ni que decir tiene que la esperanza de compartir mi soledad con una bella desconocida aceleró todos "mis pulsos". Unos minutos más tardes sus nudillos golpearon mi puerta....

Sonrisas, caricias furtivas.... yo desnudo y ella comenzando a desnudarse
- No te desnudes..... déjame acariciarte sobre tu ropa interior y permítome beber de ti para celebrar la noche
Con su imrada cargada de intriga, y porque no, deseo, accedió.
Depositandola entre mis sabanas, aferré la botella de cava y ... deslizandome entre sus muslos, mi lengua comenzó a rodear sus ingles... recorrer la costura de su ropa.... dibujar su encaje... a percibir su vello, y entre su vello, su sexo... o mas bien la forma de su sexo bajo su tanga negro. Mi lengua comenzó a recorrer ávidamente la forma su sus labios; puesto que las caricias eran sobre la tela, estan debian ser mas intensas y junto con mi lengua... mi barbilla, mis dedos... mis dientes, comenzaron a excitar aquel sexo ignoto... Una bocanada de humedad impregnó el tejido y un intenso aroma a excitacion invadió toda la habitacion.

Sus jadeos fueron "increscendo" y cuando percibí su abandono.. con la botella de cava en la mano comencé a verter su frio y espumosos contenido sobre el...

Ni que decir tiene que abrió sus ojos como platos mirandome desconcertada... noté en mis labios la contraccion de su sexo, pero una vez que el liquido inundó sus ingles y reanudé con mi lengua las caricias bebiendo cada gota de cava sus ojos volvieron a cerrarse y se abandonó a las calidas sensaciones y caricias que le prodigaba....
De nuevo, en pleno ascenso hacia su placer.... mi mano volvió a verte el frio cava sobre ella..... y nuevamente, tras cesar los besos unos instantes... mi lengua bebia a traves de su encaje toda la humedad que anhegaba su sexo...
Cava frio.... torridas caricias... de nuevo el cava.... y de nuevo mi ávida lengua discurriendo como una posesa alrededor del enhiesto clitoris que se percibia a traves de la tela... calor... frio... burbujas... sexo... lengua....
Su orgasmo, interrumpido por el cava una vez tras otra, estalló entre un rio de estertores, mientras mi lengua era incapaz de mantener el rio de humores que se derramaba entra sus piernas.....
La noche prometia.... y pedi otra botella de Cava