28 noviembre 2007

Largo Viaje...

Primavera, viaje, calor, sudor, solr, olor, cuero....
Todo lo que rodeaba aquel viaje estaba inevitablemente abocado a la lujuria. Con mi coche estropeado, decidimos usar el de tu padre para ir a recoger los libros que aun te quedaban en tu apartamento. Acabado el curso semanas atras, todos pareciamos mas relajados y a la vez, más exaltados. El sol, los cuerpos con poca ropa y la inactividad eran condimentos suficientes como para hacer efervescencias en la líbido mas templada (en la mia, ni contar).
Comenzamos la ruta riendonos... sin climatizador en el coche, decidimos ir mas lentos por una carretera secundaria con las ventanillas abiertas... el calor del coche, del dia y de nuestros cuerpos sobre los asientos de cuero del viejo mercedes de tu papa estaban cocinando el desenlace. Nos conociamos de mucho tiempo atras: tu salias con mi amigo y yo siempre he bebido los vientos por vos...
- Te importa si me quito la blusa?
Casi me salgo de la carretera cuando mi sangre abandonó todo su circuito para agolparse entre mis piernas....
- Se esta arrugando por completo y cuando llegue a Salamanca voy a ir hecha un cristo....
Afortunadamente no esperó mi respuesta, porque 10 minutos mas tarde aun era incapaz de pronunciar palabra alguna.
- Por cierto, espero que en Salamanca no te bajes asi, porque entonces el espectaculo lo daras tu...
Y mirandome de soslayo dejo caer su mano en mis pantalones. Durante esos 10 minutos un enorme bulto habia surgido de ellos. Juro que en esos largos minutos no fui capaz de dirigir mi mirada a su escote, a sus senos... al picante sujetador que los envolvia... pero solo con imaginarlos era suficiente.
- Disculpa, puedes parar un momento, necesito unos segundos...
- Claro....
Me detuve en el margen, junto a un sendero flanqueado por blancas jaras. Abrio su puerta para ocultarse de la carretera y frente a mi, entre las jaras y el coche, de cuclillas... elevó su falda y descendió su tanga... un pequeño manantial afloró entre sus piernas...
- Me pasas una toallita??
Torpe, timido, y completamente enardecido busque en su bolso una toallita humeda que agachandome junto a ella le ofrecí de inmediato... mientras se la ofrecia, aproximé mis labios a los suyos y mi lengua abandono por completo mi boca apoderandose de la suya. Incosciente acopañé a su mano por todos los movimientos que el pequeño pañuelo describió entre sus muslos... a traves de él percibí su sexo, la tersura de sus labios, su longitud... su grosor... el pequeños espacio entre ellos.... su calor...
Sin media más palabra, Ana (asi se llamaba) abrio la puerta de atras del coche y empujandome a el, desabrochó mi jean para liberar mi miembro.... alli, sobre el cuero del coche de su papa, disfrute de una lengua ávida... de unas manos expertas... de unos dedos traviesos.... del olor de un sexo húmedo, joven y entregado.... al menos en esa tarde.... a mi.

13 comentarios:

Evinchi dijo...

Puf. ahora la que tiene calor soy yo.

Besos.

dousmars dijo...

Muy sensual el texto,el ritmo acorde con la ascensión de la temperatura.¡Delicioso!

Livia.

Hechicera dijo...

Ayyyyy carlitos...morbo y pasión unidos en el juego de los cuerpos..

Muchos besos mi niño

Thai dijo...

Ummmm que calorcito con el frío que hace hoy!!!! Que morbo a la vereda del camino y así, sin cortaros un pelo!!

Besos me gusta

Thai

Churra dijo...

Que tiempos aquellos en que viajabamos de cualquier manera !
besos

NuriaBesa dijo...

Mmm, un relato de lo más estimulante...
Me ha encantado ;)

Anónimo dijo...

Hola!!!!!! mmmmmm... delicioso me encanta... se de lo que hablas... ya lo e probado y es genial... me a entrado calor entre el relato y los recuerdos....;)

3 besos!!!

belita dijo...

También a mi me ha venido a la mente un viajecito desde Barcelona. No se quien estaba más nervioso si mi acompañante o el chico que debia cobrar el peaje en la autopista... Y juro que llevaba el abrigo puesto ;)

Valeria dijo...

Cuantos secretos guardan los asientos de algunos coches...
Un saludo, Carlitos.

Palabras de Chocolate dijo...

A eso podriamos llamarlo una filigrana charra??

besos de chocolate

Cosita {R} dijo...

Hola Carlitos!

Es una historia llena de pasión, y muy bien contada. Consigues que uno se sienta deseoso de que le pasen estas cosas inesperadas mas a menudo! aunque para que ocurran también hay que ser un poco pillo y provocarlas.

Me ha gustado leerte, y me quedo con la idea de que hay que lanzarse y buscar que a uno le pasen estas situacines que la vida es corta!

Hasta pronto Carlitos!
Saludos desde "La Ama Convencida"

Maria Alexandra dijo...

Uff las lecturas de historias como estas...en que a traves de mi imaginacion me hago parte de ellas y de la excitacion...me ha provocado...y mucho.

Maria Alexandra

Nosotras mismas dijo...

Muy provocativo. Genial, como siempre.

Un abrazo