18 agosto 2006

Foundé de chocolate.....

La noche anterior, durante aquella tediosa reunion de trabajo, me lanzó su penultimo reto: mañana, si quieres, cenamos en mi piscina...
- De acuerdo, solo, si me dejas preparar un postre "a mi gusto"...

Al dia siguiente, de noche, con la humedad de los jardines recien regados inundando el barrio de chales donde vivía Montse, presioné el boton de su videoportero. Me recibió con un vaporoso kaftan y descalza. Al borde de la piscina unas velas delimitaban un espacio junto a una mesa con 2 sillones de iroko y unos cómodos cojines de lino. Deposité la pequeña bolsa que me acompañaba fuera de la vista...
- Ponte cómodo, ahora traigo la cena... espero que sea de tu agrado. Hay cava frio junto a la mesa.
Abrí la botella helada de Anna de Codorniu para llenar las finas copas que reposaban junto a los dos cubiertos. Al momento surgió Montse con la cena.... habia preparado un risotto al azafran, cuyo intenso aroma impregnó el entorno. Sonrisas, buena conversación, miradas... y el delicioso arroz fueron los placeres que llenaron la larga hora que duró la cena....
- Tu turno, me inquirió....
- Para el postre, necesito un poco tu cocina.... cuando vuelva me será imprescindible el adecuado recipiente... que como anfitriona, no dudo que me proporcionaras...
- No tengas duda alguna.... satisfaceré tus necesidades - me respondió con una pícara sonrisa ladeada.
Minutos mas tarde, el que regresaba de la cocina erá yo. Bandeja en mano me acerqué a la mesa....
- Para postre, he preparado una foundé algo especial...... Necesito el recipiente que te solicité.
- Bien.... cuentame
- Te necesito a ti... te necesito desnuda sobre la mesa... necesito tu piel.
No puedo decir que su rostro mostrara una gran sorpresa, Montse sabia disimular adecuadamente sus sentimientos, pero era evidente que sus gestos traslucian cierta curiosidad morbosa. Despojarse de su ropa fue lo mas facil... abrió suavemente el cuello del kaftan y este descendió raudo de sus hombros. Solo le quedaba despojarse de un sensual tanga burdeos que me entregó justo antes de tumbarse en la mesa...
- Bien la foundé es de frutas y chocolate caliente...
Sin mirar, sin querer mirar a sus abiertos ojos, comencé a preparar aquel postre como si ella no estuviera, como si no tuviera su cuerpo desnudo bajo mis manos. En primer lugar saqué un par de kiwis dorados que corte en laminas cuidadosamente... y las fui depositando cuidadosamente alrededor de sus senos, formando un curioso circulo floral en cuyo centro se erguian los pezones.
- Iremos poco a poco.... El chocolate está muy, muy caliente. Hay que ser preciso para bañar la fruta sin afectar "demasiado" al recipiente. Tambien comenzaremos con las partes menos sensibles, para, a medida que se enfie un poco, bañar partes mas..... especiales.
Sus ojos se abrieron aun mas, y cuando empecé a sospechar que se negaria en redondo a mi atrevimiento, sus labios sólo se entreabrieron. Cogí la jarra de chocolate recien hecho que habia traido de la cocina. Comencé a dibujar circulos sobre sus frutales senos con finos hilos de chocolate caliente.... sus senos parecieron aumentar de tamaño motivado por el incremento del ritmo de su respiracion. Con lo dedos recogí uno de los gajos del kiwi, lo deslicé por su piel para impregnarlo un poco más con el chocolate, y se lo llevé a sus labios.... ademas de la fruta su lengua rodeaba mis dedos para recoger todo el chocolate que los impregaba.
- Ahora te toca tí darme mi porción....
Mirandome a los ojos, tanteó su seno derecho en su busca.... y sin dejar de mirarme deslizó la fruta por su pezón, originando que el chocolate lo manchara por completo, y la depositó en mis labios. Comí la fruta y busqe con fruicion el liquido depositado en sus dedos...
Media hora tardó en desaparecer el kiwi......
- Ahora, continuaremos con frambuesas.... pero necesito que incorpores y abras un poco las piernas.....
No hizo falta esperar.... uan vez adoptada la postura distribui los pequeños frutos rojos alrededor de su ombligo formando un circulo. Tambien dispuse frutos a lo largo de sus ingles y solo por ellas... El juego comenzó de nuevo: dibujé figuras sobre su piel y alrededor de su sexo.... e iniciamos de nuevo el lento ritual de comer una a una cada frambuesa, de mojar cada una en el chocolate de la piel, de besar cada uno de nuestros mojados dedos....
Cuando las frambuesas terminaron y el chocolate se entibio un poco más..... fue el momento
- Me permites que ahora disfrute yo solo del chocolate ? la pregunte mientras me situé entre sus piernas
- Perdona, pero creo que no disfrutaras solo......
Sin esperar más, comencé a verter el dulce liquido por encima de su sexo. El contacto con el chocolate desorbitó de inmediato el tamañó de su clitoris. Sus labios y su ano no quedaron indemnes del baño. Agachandome entre sus piernas comence a lamer suavemente todos los intersticios de su piel manchados... todos... Mientras sus gemidos se incrementaban, mi lengua bailaba alrededor del boton de su placer y mis dedos se impreganban con el chocolate de su ano, el suave aroma a canela de su humedad empezó a impregnar mi rostro, anticipandome el pronto desenlace...