24 mayo 2006

Peluqueria

Salias de la ducha. Te habias retrasado, no cogias el telefono y subí a tu habitación a tocar la puerta. Me abriste con el albornoz puesto.
Disculpa, me he dormido., me ducho y salgo en 5 minutos, espérame aqui si quieres
Bien... la vision de tu ropa sobre la cama aceleró mi pulso... cuando saliste de la ducha con una toalla en la cabeza seguí tus movimientos por la habitación hasta que te sentaste sobre la cama con una locion de cuerpo... la soltaste y tras quitarte la toalla empezaste a peinar tu pelo...

Te dije atervido: me permites.... peinar tu vello?.....
¿Cómo...? me respondiste, incrédula ante mi petición...
Pues con raya enmedio, claro... respondí pícaro e indolente.

Torciendo levemente tus labios, esbozaste una sonrisa de complicidad y, tras sentarte en la cama y recostarte de espaldas, deshiciste el nudo de tu albornoz. No lo abriste, simplemente con desden, deshiciste ese nudo giorgiano que cerraba el acceso a tu cuerpo y cerraste los ojos esperando...

No sabia como empezar, no esperaba tener que empezar nada... pero cogiendo la locion de cuerpo que acabas de soltar, unte mis manos con ella, y abriendo, con cierta inodelencia, tu albornoz... puse al descubierto tus dos explendidos senos. Comencé aplicando la blanca crema sobre tus hombros... tu rostro sereno parecia no impedir mi decision cuando empezé a rodear tus senos... apretaste los párpados con mis caricias en tus erguidos pezones... Parada para reponer la crema en mis manos y continuar hacia tu cintura... acariciando suave pero firmemente tus caderas... ahi tus labios te traicionaron (o quizas no) cuando los abristes levemente... fue el gesto justo para permitirme terminar de despojarte del albornoz y ver en todo su explendor el vello que protege tu sexo....

Me acerqué con cuidado... estaba ya impregnado de tu olor... lo acaricié suavemente, y en un gesto, quizas infantil, lo peiné hacia los lados para que me permitiera acceder a la intimidad de tu sexo. Los labios surgian carnosos.. y en su nacimiento lucia orgulloso la pequeña cima de tu placer.... Acercandome sigilosamente, deposité un suave beso en ellos y mantuve quietos mis labios sobre los tuyos.... esperando... acechando....

El moviento de tus caderas y un leve gemido fueron la respuesta que esperaba... comencé un timido baiel sobre tus labios intentado no rozar tu clitoris... intentando que solo intuyeras mi presencia pero no mi contacto directo... permanecí así hasta que tu humedad, tus movimientos y el sabor de tus humores anticiparon la necesidad de otro tipo de caricia... y en ese momento solté mi avida lengua sobre ti... que enloquecida de deseo, cayó sobre el boton de tu placer en una aleatoria cascada de caricias, ritmicas, suaves, circulares.... evitando que cualquier ritmo perceptible te permitiera el orgasmo que estabas deseando.... solo cuando te intuí entregada plenamente te penetré con mi dedo indice reconvirtiendo el baile de mi lengua en una profusa sucesion de rítmicas caricias...

Tu orgasmo inundó mi lengua, mi boca.... mi rostro.... y antes de incorporarme sobre ti con mi desatada virilidad.... voví a acariciar tu vello, rubio.... y a depositar un beso entre tus labios... tus otros labios.

5 comentarios:

E. S. dijo...

¿dónde hay que pedir hora?

carlitos dijo...

que será.... peinar y lavar??? lavar y masaje? alguna mecha?... cambio de imagen???

E.S. dijo...

lo dejo en manos del artista, sé que son manos expertas y no dudo de su profesionalidad.

:)

Anónimo dijo...

me parece muy exitante llegar a recoger a mi novia a la casa y encontrarla en toalla y mas aun poder hacer todas esas cositas que usted cuenta aqui.

Anónimo dijo...

Keep up the good work » » »