08 mayo 2006

Amor y Deseo

Tras cerrar tus ojos con tu pañuelo de seda negra... desnudé tus etereos hombros... uno a uno los liberé de la tira de tu vestido... y al caer, las cimas enhiestas de tus pezones pugnaron por salir... por liberarse...

Con el cordon del albornoz que me regalaste, até cuidadosamente tus muñecas y tras admirarte... peiné los negros mechones de tu cabello que caian sobre tu piel...
Sentado frente a tí, comencé a dibujarte... los pinceles de mis dedos se posaron en tus parpados cerrados... rodearon tus mejillas... perfilaron tus labios carnosos... recorrieron tus hombros... modelaron tus senos...

Tras cerrar tus ojos.... te amé cómo solo se amar a quien deseo... o ¿fué al contrario?

4 comentarios:

{-Sutra-} dijo...

Belo... belo...

Não conhecia...

Beso

el enigma solitario dijo...

me ha gustado mucho la sensualidad del pincel.

inma dijo...

El deseo y el amor tienen que ir necesariamente juntos..? Tanto si uno desencadena al otro, ambos no tienen porqué ser compañeros de viaje..
Querer confundir sexo con amor es un invento algo incómodo. Ideal, pero desestabilizante.. Qué duda cabe que es mejor cuando ambos se manifiestan a la vez..Pero es tan rarito..

Besosss..

Marta dijo...

Deseo y amor, dos partes de una misma cosa que separadas no tienen el mismo sentido, no se puede amar sin desear, y aunque se puede desear sin amar, no es ese deseo que perturba instintos, ese deseo que quema las entrañas que te empuja a dar mas y a entregar hasta el ultimo soplo de aliento en cada entrega.