17 abril 2006

Semana Santa: Penitencia y Propósito de Enmienda

Cada noche me retraso un poco más...... y cada noche vuelves a regañarme...
Disfruto con tus palabras lacerantes... saboreo cada uno de tus reproches.... me enardezco ante tus amenzas y castigos....

Y cada noche me retraso un poco más...
y cada noche... cuando vuelves a reprenderme, luciendo tus brillantes botas.... un hilo de humedad inunda mi intimidad.

Es bien conocido que para el perdon de los pecados es imprescindible entre otros, el propósito de enmienda y una adecuada penitencia....

Amor: aplícame antes la penitencia pq cuando termines de azotar mis nalgas.... de arañar mi espalda.... de castigar mis muslos.... de estrujar mi sexo.... es bien seguro que enmiende mi propósito de enmendarme... y me retrase aun más cada noche

7 comentarios:

Sak3007 dijo...

No sé...porque tengo la impresión de ya haber entrado a tu blog...

Mil gracias por lo bellos de tus cosas que me dices...es un placer tenerte de visita...en mi Erotismo-Extremo...

Gracias por las citas...y te visito con calma..

Katsya dijo...

Todo lo contrarío me muero de frío pero allá el calor debe estar a punto de dar todo ¿no?

Carlitos dijo...

Saludos!
Hippel

Sak dijo...

Jajajaja...Me hiciste reir...pero bueno pongamos la imaginación a trabajar y mezquemos las entradas...la criada se fue corriendo después de que la pusieron a tono...fue a darte tu penitencia..para rasguñar el mapa de tu piel...sin dejar de visitar ningún espacio..Pudo haberse quedado...pero escuchaba claro tus gemidos insistentes...y la tos de la mujer no le interesó...así que salió corriendo para hacerte gozar.

Teresa

inma dijo...

Me has hecho estremecer..Es cierto que contemplo todos los lados del amor sin inhibiciones, pero siempre que se cursen con respeto y sin dolor no deseado..
Pero lo relataste de forma tan dulce..

Besitos.

nhita dijo...

La entrega puede ser (y es como yo la veo) muy dulce... No tiene porqué haber dureza o crueldad en los castigos. Se aplicaran con el amor más grande, con cuidado, incluso con algo de pena quizá por tener que aleccionar a la perrita amada....

Pero es que tantas veces lo buscamos, lo pedimos a gritos, ese pequeño castigo donde estemos a su merced más que nunca.

un beso

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »