17 febrero 2006

Amor en el coche

Mientras cruzaba la ciudad en mi coche, la noche se presentaba... torrida. Ella acababa de desabrocharse el cinturon de seguridad y tras recogerse el pelo a un lado descendia decidida hacia mi zona inginal con un brillo travieso en sus ojos... y en sus labios. Mantenia unos 50 km por hora para tratar de controlar el vehiculo; desnudo ya de camisa hacia abajo, me parecia que estabieran deglutiendo mi glande hasta la campanilla....
Aparqué junto a una vieja fabrica abandonada. Con las puertas abiertas y sonando la ELO bailabamos desnudos mecidos por la brisa caldeada por nuestro deseo. Tus ojos brillaban mientras mis besos exploraban tu cuerpo.... Cuando te sentaste en el coche, me obligaste a arrodillarme ante ti mientras tus muslos rodeaban mi cara. Tu sexo tambien brillaba... Besé tus muslos, tus rodillas y mientras elevaba tus nalgas con mis manos, hundí mi rostro en la inmensidad de tu sexo para inundarme de tu olor, de tu sabor... para inundarme de ti. Bebí de ti desaforadamente mientras mis dedo indice navegaba entre tus labios y el corazón acunaba el contorno de tu ano. Arqueabas tu cuerpo y con cada nuevo espasmo ambos se introducian más aun dentro de ti... Una vez por penetrada por completo, mis labios se estrecharon alrededor de tu clitoris y pinzandolo rabiosamente.... Tus gemidos se acrecentaban cuando liberaba tu pequeño botón y mi lengua exploraba desaforadamente su contorno.... El final se presagiaba cuando tus humores, ya almibarados, empezaron a brotar... mi dedo corazon, hundido en tu ano, desaparecia dentro en cada embite.... y sucedió: tus ojos se cerraron, tu respiración cesó cuando los primeros estertores recorrieron tu pelvis y tu sexo me brindó el mas maravilloso de todos sus regalos mientras.... mi propio sexo se derramaba al verte, al olerte, al sentirte.... al amarte