18 diciembre 2006

El Spa...(2)

... el agua comenzaba a enfriarse.... decidí coger la ducha, abrir el grifo del agua caliente y esperar a que en el telefono comenzara a caer un grueso chorro de agua. Mi mano izquierda descendió hasta situarse bajo sus nalgas y mi mano derecha comenzó a dirigir el agua; primero cerca del cuello, reborboteando junto a los hombros... con pausado movimiento, el agua fue alcanzado el nacimiento del seno derecho, redeandolo y luego ascendiendo hasta el pezón, que bajo el agua, se encabritó desesperadamente pugnando en una lucha desigual...
De mano izquierda dos dedos comenzaron a acariciar el camino entre las nalgas, que a este paso estaba completamente espedito porque hacia tiempo que sus piernas se habian abierto...
El agua descendia caliente desde todo lo alto que la mi mano podia elevar la ducha. El sonido del agua derramandose a ambos lados de la ducha sobre el suelo y el vaho del calor del agua proporcionaban a la estancia un ambiente elevadamente lujurioso.... apliqué el mismo trato al remiso seno izquierdo, que a los pocos segundos lucia un enhieto remate morado sobre la aureola... Mis dedos bajo el agua circundaban en ese momento el agujero acre del deseado y oscuro envés... y salieron unos segundos para recoger algo del unguento de algas que reposaba en la esquina de la bañera y volver, ahora convenientemente lubricados, para hundirse delicadamente dentro de su ano.... sus gemidos, la respiracion acelerada y el inicio de un alocado baile alredor de ellos, terminaron por hundirlos por completo.... era el momento de dirigir aquel poderoso chorro ardiente hacia la selva ignota de su ingle...

03 diciembre 2006

El Spa...(1)











Acudí a la llamada de Eva. Me facilitaba la direccion de un balneario rural que habia visitado recientemente y del que quería que tomara ciertos detalles de la disposicion de las instalaciones para poder rematar el proyecto del suyo, que acababa de encargar a mi despacho.
El acceso al centro era realmente farragoso: carretera rural de tierra rodeada de grandes jaras con pequeñas tierras cujadas de olivos y vides a ambos lados. Alcancé una pequeña cancela donde me pidieron el nombre desde un videoportero: "le estamos esperando... pase". Junto al antiguo caseron de piedra un rotulo marcaba la zona de aparcamiento bajo un enorme platanero. Solo dos coches. Ninguno era el de Eva.
Descendí y admire el entorno: la parte baja de la ladera estaba inundada por la niebla, a ambos lados surgina dos pequeños mogotes de terreno; en uno estaba el balneario asomandose sobre el otro... el silencio era penetrante al igual que el aroma a retama fresca... Andando hasta el porton del caseron no pude apreciar a ninguna otra persona. Accedí al interior y el calor de un enorme fuego de leña me estalló en el rostro. La entrada estaba decorada con discreccion y elegancia: un escritorio ingles... un arreglo floral blanco... las paredes empapeladas con un papel chino...
- Bienvenido. Eva me dijo que llegaría por la mañana. Puede usar las instalaciones a su antojo... si desea cualquier servicio no dude en hacermelo saber. Estaré en el jardin plantando unos bulbos de tulipanes; es el momento si se quieren disfrutar en primavera.
- Muy amable.
Desapareció por el porton con una cesta de mimbre plagada de pequeños bulbos...
Comencé la visita por el salon comun. Sobre la pequeña cocina... unas calabazas; mas allá un pequeño aparador convertido en libreria... dos sillones de oreja estaban enfrentados a la chimenea encendida.. al lado del hogar, un caldero de hierro lleno de agua desprendia vapores de manzanilla por toda la estancia. El letrero del Spa marcaba un paso a la derecha... hacia allí me dirigí abriendo otra puerta bajo un antiguo dintel de piedra. Tras la puerta un pequeño vestidor con moqueta, una butaca decapada en blanco y un espejo. Una toalla estaba delicadamente doblada sobre una alacena junto a un perchero. Motivado por la invitación, me desnude por completo en aquella cálida estancia y rodee mi contura con la toalla. Otra puerta era la unica salida; tras ella un ambiente solo iluminado por velas... el sonido del agua vertiendose desde algun sitio... olor a sandalo... y calor, calor húmedo. Cuando acsotumbre mis pupilas a la baja iluminación, aprecié una bañera circular a un lado y un par de ellas más frente a mi. El agua se derramaba de una de ellas... dentro habia alguien.
- Por favor... sigue acariciandome... lo necesito.
Era claro que la oferta no era para mi, sin embargo no pude evitar aproximarme. Un explendido cuerpo de mujer se me ofrecia, languido, entre las tibias aguas de aquella bañera. Sin saber cómo ni por qué, me arrodillé ante ella, junto al borde, y cogiendo agua en la palma de mi mano la vertí delicadamemte sobre el seno mas proximo a mi. La unica respuesta la obtuve del pezón que acababa de bañar.... repetí el gesto con su gemelo de la izquierda y ambos, enhiestos, surgieron de entre las aguas....
- Ahora estoy empezando a disfrutar el baño....
No pude negar que yo tambien... Repitiendo el gesto con la mano derecha, continue vertiendo el agua caliente por sus piernas... por sus muslos... alrededor de su ombligo.... por los hombros... mientras, mi mano izquierda, se habia introducido en el agua caliente y estaba masajeando con vigor sus pies.

12 noviembre 2006

1er Aniversario

Hace 1 año nació este blog.
Hace un año, comenzé a vaciar en él mis sentimientos más intimos: mis deseos.
Durante estos 12 meses más de 25.ooo visitas han accedido. La mayoría han sido visitas anónimas... un pequeño pero muy importante resto, habeis tenido la generosidad de compartir conmigo vuestros comentarios, críticas, ideas, sugerencias, propuestas...

A todos vosotros muchas gracias. Espero celebrar el 2º aniversario con tan magnifica compañia: la vuestra.

11 besos

05 noviembre 2006

Tercer Tiempo... (y 3)

Con Ana aferrada a mi verga como un naufrago a una boya, mis movimientos dentro de aquel frio, oscuro y reducido espacio, estaban más que limitados. Mientras intentaba hacer una composicion espacial del lugar, se oyeron gritos desde el exterior...
El frio sonido de las luces fluorescentes del techo encendiendose se sumó al golpear de puertas y a los vítores de un indeterminado grupo de hombres que estaban ocupando el espacio alrededor nuestro... apenas separados por una manpara de melamina, Ana y yo estábamos en uno de los aseos del vestuario local, junto a las mismas duchas, cuyo equipo titular acababa de vencer en el tedioso partido que habia continuado desarrollandose en la cancha.
Comenzaron a abrirse grifos de agua caliente que inundaban de vaho el recinto y sobre el quicio de nuestra pared empezaron a colgar ropa de los jugadores que acudian a ducharse a escasos centimetros nuestros.... el olor a humanidad se almizcló a la calidad humedad...
Ana, sorprendida, habia dejado mi miembro y poco a poco se habia incorporado, recelosa, silenciosa.... temiendo que de un momento a otro alguien abriera la puerta y nos descubrirera allí dentro...
Sin pensarlo dos veces, mi mano se hundío en su caballera... y dirigí todo su cuerpo contra la puerta del aseo donde colgaba un conjunto variopinto de camisetas, toallas... hundí su cabeza entre ellas mientras que mi mano izquierda, asiendo su cadera la levantaba para permitirme una vision directa de sus nalgas... de entre ellas, aun asomaba mi sustancia, la que instantes antes habia depositado en su ano.... Ana se agitaba entre la ropa, invadida por el olor del vestuario de manera directa.. insinué mi miembro en su ano... noté como ya estaba distendida, pero aun así solo lo mantuve en contacto con él....
- Deseo que me hundas en tí..... antes de que alguien abra esa puerta.
Ana se agitó entre las camisetas.... cualquier minimo movimiento en aquel pequeño recinto hundía mi sexo entre sus nalgas... se detuvo, noté como cogia aire entre aquella ropa y de un golpe medido apretó sus nalgas empalandome en su acre intimidad.
La cabalgada se inició suavemente, pero se tornó desbocada en segundos.... los gemidos de Ana empezaron a incrementarse obligandome a cerrar su boca con mi mano, no por el temor a ser descubiertos, sino simplemente interrumpidos...
El orgasmo fue demoledor.... ambos caimos al suelo haciendo que toda aquella ropa se viniera sobre nosotros.....
Las voces del exterior no desaparecían y mi miembro yacia aletargado aun en el interior de Ana. Tratamos de ponernos de pie... y el simple roce entre ambos me originó una nueva y tremenda erección. Ana me miró entre sorprendida e indignada, mientrs iniciaba nuevamente un suave movimiento de vaiven...
- Recuerdame que la proxima vez vayamos al teatro... o no podré sentarme en una semana

24 septiembre 2006

Tercer Tiempo... (2)

Una vez liberado mi endurecido miembro, Ana continuaba estrujandolo entre sus nalgas...
El espacio era oscuro y angosto; un frio volumen ocupaba el centro; ambos estabamos apoyados contra las frias pardes que lo delimitaban. El aroma de nuestros cuerpos, de nuestro deseo y de los humores destilados por su sexo y el mio, nos estaban desbocando.
Sujetando firmemente del pelo a Ana, la obligué a sentar su culo sobre aquello que nos interrupia constantemente y a girando su cabeza hacia mi, a hundir en su boca mi glande.... Ana gimio y agarrando firmemente con su mano derecha mis testiculos, tiró sin compasion de ellos hacia si para hundir entera mi verga, que se estrelló contra su garganta. El grado de excitacion no me permitia aguantar mucho en este primer comabate... y ademas, mis planes eran otros.
Cerca ya de mi orgasmo, y con Ana alargando mis testiculos hacia si, hundí aun mas mi mano entre su cabello para obligarla a retirarse.... tuve que tirar con fuerza para liberarme a tiempo... Manteniendo apenas la punta de su lengua solo sobre la base de mi glande, me derramé desaforadamente sobre mi mano izquierda. Ana, dirigiendo su lengua hacia ella, intentaba saborear el caliente liquido...
- Solo te permito limpiar. Este liquido lo necesito para ti.
Con la mano en el pelo la hice levantarse.... y de rodillas sobre aquella especie de frio banco del centro... comenzo a recorrer delicadamente mi excitado glande... lentamente fue paladeando toda su extension y todo su sabor. Mientras... despues de que Ana hubiera se hueviera elevado, comenzé a acariciar su espalda con el torso de mi mano... bajandola poco a poco hacia sus nalgas con su espeso contenido intacto... Al notar mis caricias, Ana entreabrio ligeramente sus piernas permitiendo mi acceso y sobre todo, permitiendo que depositara el liquido junto a su ano... y con mi dedo indice impregando en mi, comencé a lubrificar su entrada.
Ana volvio a gemir ahogadamente. Esperé algun gesto de aprobacion o no a mis intenciones... La respuesta se la proporcionó a mi verga, que volvio a desaparecer entre sus labios mientras recuperaba su ereccion...

06 septiembre 2006

El tercer tiempo...(1)


Ana era azafata. Cuando ambos coincidíamos en la capital, solíamos disfurtar juntos acudiendo a todo tipo de eventos. Aquella tarde Ana acababa de aterrizar con el vuelo semanal que viene de Santo Domingo. La habia ido a recoger con mi coche. Salió de la terminal como is de una musa se tratara: botas de caña alta, vestido abierto de algondon en blanco roto... vaporoso, muy vaporoso; su rubia cabellera elegantemente despeinada... y una deslumbrante sonrisa iluminando toda la terminal.
- Hola Carlillos.... donde vamos hoy?
- He previsto tarde de Baloncesto... cena de arroz y cava... y postre a elegir
Con un tierno beso en mis labios el plan quedó aceptado. Mientras conducía hacia el centro y la conversación divagaba por diversos temas intrascendentes mi mano derecha acariciaba su muslo izquierdo entre cada cambio de marcha... intentando atraparlo entre mis dedos.
De la mano accedimos al campo: grada vip con bebidas y algo de tapear incluido. Television de plasma para las repeticiones y cristal para evitar todos los ruidos de campo y mantener climatizado el habitáculo. Solo un problema: el partido era tediosos por momentos. Aguantamos dignamente el primer y segundo tiempo... pero para el tercero, Ana ya estaba dedicada a incordiarme bajo la camisa y mis manos ya conocian sobradamente su tanga (¿blanco?). El calor subia por momentos en el box y a cada rato una agradable señorita nos brindaba (e interrumpía) con una bandeja de algo: frutos secos, jamon... En un momento en el que nuestras lenguas exploraban mutuamente las profundidades de nuestras gargantas, ya no pude más... y cogiendo de la mano a Ana abandonamos raudos la sala, y como en una alocada carrera abri una puerta, luego otra... un pasillo oscuro, a la derecha luego otro pasillo, una puerta a la derecha, oscuridad un reducido espacio tras otra puerta... oscuridad y silencio: todo lo que necesitaba..
Coloque a Ana contra la pared, mientras mis manos ascendian libidinosas por sus muslos, bajo su vestido, en busca de aquel dichoso tanga... Ella, de espaldas, apretaba sus nalgas contra la dureza de mi pantalon... Con su tanga en mi mano, comencé a desabrocharme para permtirle que accediera a mi intimidad... aquel espacio comenzaba a impregnarse del olor de nuestros deseos..

18 agosto 2006

Foundé de chocolate.....

La noche anterior, durante aquella tediosa reunion de trabajo, me lanzó su penultimo reto: mañana, si quieres, cenamos en mi piscina...
- De acuerdo, solo, si me dejas preparar un postre "a mi gusto"...

Al dia siguiente, de noche, con la humedad de los jardines recien regados inundando el barrio de chales donde vivía Montse, presioné el boton de su videoportero. Me recibió con un vaporoso kaftan y descalza. Al borde de la piscina unas velas delimitaban un espacio junto a una mesa con 2 sillones de iroko y unos cómodos cojines de lino. Deposité la pequeña bolsa que me acompañaba fuera de la vista...
- Ponte cómodo, ahora traigo la cena... espero que sea de tu agrado. Hay cava frio junto a la mesa.
Abrí la botella helada de Anna de Codorniu para llenar las finas copas que reposaban junto a los dos cubiertos. Al momento surgió Montse con la cena.... habia preparado un risotto al azafran, cuyo intenso aroma impregnó el entorno. Sonrisas, buena conversación, miradas... y el delicioso arroz fueron los placeres que llenaron la larga hora que duró la cena....
- Tu turno, me inquirió....
- Para el postre, necesito un poco tu cocina.... cuando vuelva me será imprescindible el adecuado recipiente... que como anfitriona, no dudo que me proporcionaras...
- No tengas duda alguna.... satisfaceré tus necesidades - me respondió con una pícara sonrisa ladeada.
Minutos mas tarde, el que regresaba de la cocina erá yo. Bandeja en mano me acerqué a la mesa....
- Para postre, he preparado una foundé algo especial...... Necesito el recipiente que te solicité.
- Bien.... cuentame
- Te necesito a ti... te necesito desnuda sobre la mesa... necesito tu piel.
No puedo decir que su rostro mostrara una gran sorpresa, Montse sabia disimular adecuadamente sus sentimientos, pero era evidente que sus gestos traslucian cierta curiosidad morbosa. Despojarse de su ropa fue lo mas facil... abrió suavemente el cuello del kaftan y este descendió raudo de sus hombros. Solo le quedaba despojarse de un sensual tanga burdeos que me entregó justo antes de tumbarse en la mesa...
- Bien la foundé es de frutas y chocolate caliente...
Sin mirar, sin querer mirar a sus abiertos ojos, comencé a preparar aquel postre como si ella no estuviera, como si no tuviera su cuerpo desnudo bajo mis manos. En primer lugar saqué un par de kiwis dorados que corte en laminas cuidadosamente... y las fui depositando cuidadosamente alrededor de sus senos, formando un curioso circulo floral en cuyo centro se erguian los pezones.
- Iremos poco a poco.... El chocolate está muy, muy caliente. Hay que ser preciso para bañar la fruta sin afectar "demasiado" al recipiente. Tambien comenzaremos con las partes menos sensibles, para, a medida que se enfie un poco, bañar partes mas..... especiales.
Sus ojos se abrieron aun mas, y cuando empecé a sospechar que se negaria en redondo a mi atrevimiento, sus labios sólo se entreabrieron. Cogí la jarra de chocolate recien hecho que habia traido de la cocina. Comencé a dibujar circulos sobre sus frutales senos con finos hilos de chocolate caliente.... sus senos parecieron aumentar de tamaño motivado por el incremento del ritmo de su respiracion. Con lo dedos recogí uno de los gajos del kiwi, lo deslicé por su piel para impregnarlo un poco más con el chocolate, y se lo llevé a sus labios.... ademas de la fruta su lengua rodeaba mis dedos para recoger todo el chocolate que los impregaba.
- Ahora te toca tí darme mi porción....
Mirandome a los ojos, tanteó su seno derecho en su busca.... y sin dejar de mirarme deslizó la fruta por su pezón, originando que el chocolate lo manchara por completo, y la depositó en mis labios. Comí la fruta y busqe con fruicion el liquido depositado en sus dedos...
Media hora tardó en desaparecer el kiwi......
- Ahora, continuaremos con frambuesas.... pero necesito que incorpores y abras un poco las piernas.....
No hizo falta esperar.... uan vez adoptada la postura distribui los pequeños frutos rojos alrededor de su ombligo formando un circulo. Tambien dispuse frutos a lo largo de sus ingles y solo por ellas... El juego comenzó de nuevo: dibujé figuras sobre su piel y alrededor de su sexo.... e iniciamos de nuevo el lento ritual de comer una a una cada frambuesa, de mojar cada una en el chocolate de la piel, de besar cada uno de nuestros mojados dedos....
Cuando las frambuesas terminaron y el chocolate se entibio un poco más..... fue el momento
- Me permites que ahora disfrute yo solo del chocolate ? la pregunte mientras me situé entre sus piernas
- Perdona, pero creo que no disfrutaras solo......
Sin esperar más, comencé a verter el dulce liquido por encima de su sexo. El contacto con el chocolate desorbitó de inmediato el tamañó de su clitoris. Sus labios y su ano no quedaron indemnes del baño. Agachandome entre sus piernas comence a lamer suavemente todos los intersticios de su piel manchados... todos... Mientras sus gemidos se incrementaban, mi lengua bailaba alrededor del boton de su placer y mis dedos se impreganban con el chocolate de su ano, el suave aroma a canela de su humedad empezó a impregnar mi rostro, anticipandome el pronto desenlace...

31 julio 2006

...el castigo

- Tu castigo te complacerá..... querida. Y ya que estas junto a mis labios, disfrutará de ellos y de mi lengua.... pero serás tu la que deberás moverte, acariciarte contra ellos. Yo no pienso interferir.... de momento.

Su gesto decepcionado me satisfizo. Ella y yo sabiamos que con su sola intervencion no sería capaz de alzanzar su ansiado placer.... así purgaría su insolencia.... pero no solo así.
Situó sus manos en sus labios, entreabriendolos... un dulce aroma invadió mi rostro. En el nacimiento de su sexo un puqueño boton sonrosado asomaba... fué lo primero que pude saborear cuando lo situó frente a mis labios.

De manera incosciente mantenia secos mis labios lo que incomodaba sus movimientos... Si que ella lo percibiera habia cogido un nuevo hielo en mi mano derecha... introduje mi dedo pequeño por el agujero de la base y se lo situé de nuevo en el coxis, descendiendolo poco a poco por entre las nalgas. En un primer momento el contacto con el hielo no la pilló de sorpresa, lo esperaba; pero el movimiento descendente la escamaba.... Mientras ella restregaba su cada vez más humedo sexo contra mis cerrados labios yo seguia con el hielo en busca de su acceso posterior....

Situado el cubito de hielo a escasos milímetros de su oscura entrada, lo detuve unos segundos..... para, en un rapido e inesperado movimiento colocarlo e incluso intruducirlo levemente en su ano. Esta helada caricia le originó un súbito espasmo hacia mi.... momento que aproveché acariciar pasionalmente con mi lengua su ardiente clitoris.

El juego-castigo estaba poniendo al límite a mi compañera. De pie frente a mi.... con sus manos abriendo su sexo para restregarlo por mis labios..... con un helado intruso que descendia por su culo... atacando su ano en el mismo instante que besaba su clítoris...

Al cabo de unos escarceos más.... los estertores de su cuerpo anticiparon una torrida sucesión de orgasmos que inundaron repetidamente mi rostro.... mis labios.... mi lengua... mi cuerpo....

17 julio 2006

Mas pasos....

-Cada vez que pidas mi intervencion.... quiero que ya estes preparada para mi.
Su mirada denotaba su incomprension a mis requerimientos.
- Querida mia..... te ayudaré en tu placer, lameré tus pezones si lo deseas.... pero estos han de venir enhiestos y duros gracias a tus propias caricias... Tambien lameré tu nuca... tu axila.... tu sexo... pero los deseo anhelantes de mi entrega.
El mohin en su rostro lo traduje en un asentimiento porque inmediantemente comenzó a retorcer sus pezones entre sus dedos. Cerrando sus ojos, estiraba sus senos hasta el instante mismo que delimita el placer del dolor..... fue procediendo así con ellos hasta que supuso que la dureza de su aureola y el tamaño de los pezones ya permitian mi intervención.... Los acercó a mi lentamente... abrí mis labios y cuando introdujo el primero lo aprisioné entre mis dientes superiores y mi labio inferior.... y retirandome hacia atrás, alargue su tamaño hasta que su propia naturaleza originó que se escapara de mi prision.... en el mismo momento que un sonoro gemido salio de su garganta...
Repitió la operación muhcas veces.... yo mordisqueaba con frución esos pezones ardientes mientras sus manos descendieron a su intimidad.
- NO, querida.... las caricias hay abajo sólo te las permito por encima del tanga. Esta noche deberás alcanzar tu placer así..... la tela postergará tu placer pero lo intensificará enmormemente.
Sus ojos se abrieron altivos... escrutando mi mirada... enfrentandose a ella. Tras el silencioso combate, se volvieron a cerrar rindiendo su volunta a la mia.
- Asi querida.... ponte cómoda. La noche será larga

09 julio 2006

Fuente Dorada

fotografia: Arturo PizaCompartir apartamento con mi compañera de Facultad no entraba en mis planes, pero la penetrante mirada del director de mi banco cuando fui a retirar algún "fondo" para financiarme un finde en Salamanca fue premonitoria: Chaval, eso es lo único que te queda: el fondo de la cuenta; dentro no hay nada.
Sin otra alternativa, establecí un doble plan de actuación: ahorro y diversificación de ingresos. Lo primero era dificil: podía dejar de desayunar el cafe que siempre gorroneaba a alguien en el bar de la facultad; o no aprovechar las ofertas del burguer para cenar una "idem" con un vaso de agua del grifo. Francamente penoso. En cuanto al segundo punto del plan, dificil tambien: mis ingresos provenian de mis padres, y de sablazos alternos al resto de la familia. Buscar un trabajo: dijeron en casa; pero eso me impediría estudiar. "Te impediría ir de juerga, porque ya no recuerdas lo que es estudiar", dijo mi hermana la licenciada cum laude.
Pensaba en mis coyunturas sentado en el banco de la Facultad cuando se me ocurrió la idea: alquilar una de las habitaciones (realmente la única que tenia mi estudio) durante una temporada. Coloqué el típico anuncio de tiras con mi telefóno movil y este sóno por la tarde. Era una chica que necesitaba habitacion urgente porque se habia quedado sin plaza en el colegio mayor. Nunca se me ocurrio la idea de compartir mi escasos metros con una desconocida pero no podia elegir. Ok; mañana me traslado. Ni que decir tiene que el traslado fue incomparable. Yo imaginaba una mujer cargada de bultos, maletas, libros... no fue así. Apareció en mi puerta con una mochila y una caja llena de libros, accedió sin preguntar a la habitación, dejó los bultos y se marchó tras pedirme la copia de la llave. Los primeros dias de convivencia fueron escasos en encuentros, pero las noches, con su presencia en la casa, empezaron a convertirse en largas y muy húmedas para mi.
Yo siempre estaba en casa en boxer y camiseta; cuando ella llegó accedí a llevar un vaquero viejo; sin embargo ella se colocaba una enorme camiseta que no permitía adivinar si debajo llevaba algo mas o no. Pero el problema, como he dicho, fueron las noches. Tras apagar la luz y ocupar mi sofá, ella, a los pocos minutos salia de mi dormitorio y se dirigía al baño, y sin apenas cerrar la puerta... podía imaginar cómo se dirigía al inodoro, cómo se subia la camiseta y como, ligeramente agachada empezaba a... oirse el sonido de un ligero chorro de liquido depositandose en mi inodoro. Imaginarla, oirla y sentirla así, a escasos metros de mi, me originaba unas ereccciones cómo nunca habia sospechado.
Todas las noches, me volvía de espaldas para fingirme dormido, anhelando que atravesara la estancia hacia el baño, mientras yo escudriñaba el aire para percibir el mas leve movimiento suyo... cada gesto.... y luego el sonido, el sonido de la fuente de su ser.... y entonces me aplicaba en mi propio sexo, y con los ojos cerrados, me masturbaba frenéticamente calculando el tiempo para que ella no me pillara....
¡Que haces...¡ la voz sóno en como en otra dimensión, pero, sin embargo... era la suya: imposible, estaba en la baño, podia oir aun su sonido en el inodoro... Jaime, me dijo, si sale mi amiga del baño y te encuentra así va a tener un concepto "dificil" sobre ti... ¿esos son los ruidos que hace el sofá cada vez que voy al baño??... Me lanzó una mirada mezcla de desconcierto y complacencia... - Esto no puede seguir así - me dijo en tono disciplinario
Noooooooooo... ahora se marchará de casa, pense entristecido.
- Mañana por la noche, entrarás conmigo al baño, y puesto que yo soy la artífice.... mientras yo este en el indoro, deberas acariciarte delante de mi, masturbarte delante mio... voy a intentar alargar el tiempo que necesito... oiras un pequeño chorro que durará toda la eternidad que pueda..... y me esperarás sin llegar, esperarás a que termine... porque entonces te permitiré que te sumerjas en mi boca.... besaré tu glande, lameré tu verga, apretaré tus testículos, tantearé tu ano.... para que llegues, para que llegues en mi boca....

29 junio 2006

Hambre de Ti...

Tu tacto
tu olor
tu sabor...
Todos mis sentidos, sublimados por ti....
y mis sinsentidos.... tambien.

25 junio 2006

Cita (3ª parte)

... a medida que presentia su placer, me esforzaba en mantenerla ocupada en el mio sobre todo para postergar su placer e incrementarlo. Pasaron largos minutos de movimientos, roces, sudores.... Su alocado orgasmo arrodillada ante mi, origino una serie de lamentones y jadeos convulsos sobre mi henchido glande, que no tardó ni un segundo en derramar toda su esencia en su boca.
Tras unos segundos de quietud me levante hacia al baño y cerré la bañera para coger apenas un palmo de agua tibia.
- El baño está listo: ven.
Apareció ante mi, y sin mediar palabra alzó su pierna para entrar en la bañera...
- Espera... Debes entrar en el baño y mantener tus piernas fuera del agua. Apoyalas en el borde
No hubo ningun tipo de reparo. Se introdujo en el baño y una vez dentro, me arrodille junto a sus piernas. Cogi uno de sus pies entre mis manos y mientras lo sujetaba por el talon con la mano izquierda comencé a masajear e sus pequeños dedos, del menor al mayor, con suaves movimientos circulares.
Con los ojos cerrados ella, se mantenia entre el aletargamiento del tibio baño y la excitacion de su reciente orgasmo. Unté la mano derecha con un poco de gel de cuerpo y la bajé a su gemelo, masajeandolo vigorosamente con mis dedos indice y corazon... a la par empecé a lamer suavemente sus dedos... por delante... por detras... recorriendo lentamente el espacio entre ellos... Continue mi masaje por la parte posterior de la rodilla... el muslo.... y a la par saboreaba y mordisqueaba de nuevo todos los dedos de su pie... Mi mano continuo el masaje aproximandose a su sexo... mientras mi lengua recorria el contorno de su pie...
Su respiracion comenzó a agitarse justo cuando, cambie de pierna e inicié el mismo juego. Su excitación iba en aumento; el reciente orgasmo mentenia su sexo todavia sensible y al finalizar el masaje, y mientras mis dientes jugueteaban con sus dedos... abrí ligeramente el agua tibia de la ducha y dirigí los borbotones que salian del telefono sobre su vello. Con el agua tiubia calendo sobre su sexo... y con sus pies mordisqueados por mi... mis dedos empezaron a rodear su clitoris. El agua en su aleatoria caida, a veces mojaba sus labios... otras se introducia entre ellos... a vecs contactaba directamente con el henchido boton de su placer.... mientras esta caricia era aleatoria, mis dedos contribuian al masaje con un ritmo especialmente lento.
El baño tibio se convulsionaba con sus movimiento, y los jadeos denotaban cierto reproche por la falta de un contacto mas directo que la dirigiera a su ansiado orgasmo. Era consciente que ambas caricias se suplementaban, pero que la falta de un ritmo preciso, retrasaría mucho su la llegada de su placer....
En un momento dado sus dedos se avalanzaron sobre su sexo en un intento de acalerar el proceso.
- Retira tus manos... todavia no puedes tocarte. No tengas prisa, amor. Te repito que tengo mucha noche por delante.

21 junio 2006

Cita (2ª Parte)

La ensalada apareció y regrese las manos a la mesa. Todos mis movimientos fueron deliberadamente lentos intentado postergar el deseo que afloraba de ambos.... Una vez terminada la ensalada nos trajeron el pescado.
- Ah, no.... el pescado te lo daré yo a comer....
- Me pone nerviosa que me den de comer; parezco una chiquilla - me adujo con desden
- No es mi problema lo que puedas parecer.... come o vete.
Sin mediar mas palabra, acerqué a su boca un pequeño bocado de pescado.... mirandome a los ojos se inclinó hacia el cubierto... mientras abria sus labios una de sus manos se disparó hacia mi ingle.. y tanteando mis testiculos los agarró nada delicadamente diciendo... me lo pagaras.
Sin amilanarme, aunque un poco apretado en los bajos, volvi a presentarle un nuevo bocado... todo con mucha ceremonia y parsimonia...
- Escucha, tras la cena, regresaremos a la suite. Allí deberas demostrarme cuanto me deseas... mientras yo te retiro las bolas si me lo demuestras adecuadamente. Entonces te presentaré un nuevo amigo que te he traido. Es de silicona, es grande y de color rosa..... ah y se me olivadaba: con dos pilas en el interior..... Has entendido bien??
Mirandome con rabia en los ojos, asintió mientras masticaba en silencio... la presion de su mano disminuyó en lo que entendi como gesto de aprobacion.
- Buena chica.... luego el postre.

La cena terminó tarde no sin antes haber recorrido nuevamente sus labios con mis dedos y haberme deleitado con el manjar de su humedad en varias ocasiones. Durante la vuelta, de la mano.. volvimos a ascender por la escalinata del parque... es cada nuevo peldaño, sus parpados se cerraban al sentir la vibracion de las bolas.

Una vez en la suite, encendi todas las luces posibles.... Desnudate, pronto.... sin rechistar comenzó a despojarse de la ropa mientras yo me dirigí al sillon que ocupaba la esquina de la sala... desabrochando mi cremallera libere la erección que inundaba mi sexo desde hacia horas...
- Arrodillate junto a mi y demuestrame cuanto me deseas....
Sin media palabra se acercó al sillo, y una vez de rodillas recogio entre sus manos mi miembro... recorriendo con sus dedos mi longitud y descubriendolo con suavidad... mientras empezaba a besarlo yo dirigí mi mirada a sus balncas nalgas, que en esa posicion lucian exultantes.
- Continua tu tarea... mientras yo te recompensare en funcion de tu interes...
Mis manos comenzaron a recorrer su espalda descendiendo hasta sus nalgas... las acaricié primero con timidez... luego con lascicivia. Tras el sillon habia dejado el vibrador de silicona
- Este es uno de tus regalitos... le dije. Ella lo iro con ojos sorprendidos... pero al momento volvio a concentrarse en lamer de nuevo todo mi sexo.
Empezé a recorrer la espalda con aquella lanza de silicona que sujetaba con mi mano derecha... descendi con ella a sus senos, rodeando la aureola conecte el boton de vibracion, marcha suave... al instante noté como sus pezones ya estaban enhiestos y como su boca aumento la presion en mi miembro... mientras me entretenia con sus pezones, los dedos de mi mano izquierda habian continuado su viaje por las nalgas y estaban rodeando juguetonamente su ano.
Descendí el vibrador hacia sus muslos, recorriendo con él la zona donde terminaban sus muslos... muy proxima a su sexo, pero sin tocarlo.... me acerque a su vello, me aproximé a sus labios rodeando su clitoris... el aumento de la succion sobre mi glande fue maravilloso.... poco a poco fui aproximandome a su sexo, pero sin tocarlo nunca diractemente... hasta que presente el vibrador entre sus labios, sin apenas abrirlos, muy cerca de su extremo, junto al clitoris... y a la par lubrique con mi saliva mi dedo indice presentadolo a su vez en la entrada de su ano.
- Tienes una decision que tomar. Como notarás, tienes a tu amigo rosa junto a tu sexo... a punto. Yo no voy a moverlo; si lo deseas sentir dentro, deberas moverte para conseguirlo... pero hay un problema... tienes mi dedo luricado junto a tu ano: cuando te muevas tambien te penetrará. La decision es tuya, y el placer que consigas tambien lo será. Mientras mantangas tu boca en mi sexo yo te ayudaré en tu placer.....
Durante unos segundos detuvo su lengua y se mostró indecisa..... pero al cabo de ellos, un alocado movimiento de caderas hizo que tanto mi dedo como el vibrador se hundieran en ella...
La noche solo acababa de empezar

20 junio 2006

Cita (1º Parte)

Las condiciones de la cita eran claras. Ella debia hacerme caso en todo; solo deberia decir un "no" y me detendria de inmediato. La cita eran en la recepecion del hotel donde yo habria reservado una suite. Aparecio puntual; falda y top blanco, sandalias de tira... pelo suelto y recien lavado... maquillaje inapreciable... perfecta.
-Sube conmigo debes arreglarte- la dije poniendo a prueba su disposicion. Sonrio y sin decir palabra alargo su mano en gesto complaciente: Vamos, se limito a responder.
Una vez arriba, la situe junto al balcon para poder admirarla detenidamente: era una mujer explendida.
- Te he traido varios regalos que quiero usar... poco a poco. El primero son estas pequeñas bolas chinas. Dame tu tanga, saldremos a cenar sin el.... quiero que uses las bolas hasta que regresemos. Me miro con una medio sonrisa, pero con decision sujeto su minusculo tanga haciendolo deslizar primero por una pierna y luego por la otra. Extendiendo la mano me lo entregó a cambio de unas bolas plateadas con hilo blanco.... sin apartar la vista de mis ojos, oculto sus manos bajo la falda para introducirse las bolas..... mientras yo saboreaba el blanco aroma que desprendia la tela que minutos antes estaba junto a su sexo.
- Ya esta... espero haberlo echo bien. No te preocupes, le respondí.... ya lo comprobaré mas tarde en el restaurante...
El paseo, de la mano, hasta el resturante fue muy agradable. Paseamos por el parque, bajando por la escalinata que lleva a la tarraza del restaurante.... cada escalon fue una delicia en mi imaginacion y supongo que lo fue aun mas para ella...
Una vez sentados pedi la cena: ensalada de espinacas frescas con queso de cabra y trocitos pequeños de bacon.... de segundo dorada a la espalda. Cava Anna brut nature bien frio... Situados uno junto al otro deje disimuladamente la mano sobre la botella de cava... Como estas? me miro y susurrando me respondio: caliente.... bien, es hora de comprobar si esas bolas estan en su sitio.... con los dedos helados por el cava, descendí hasta sus muslos... que con el frio contacto se agitaron....
-No ¡¡¡, estan helados...- mascullo entre dientes, pero sin moverse apenas. El vello estaba muy corto y enseguida dieron paso a sus labios... humedos y calidos.... y entre ellos, surgia una de las bolas.... delice el frio indice por su intimidad hasta que desaparecio el frio.. y entonces ladeé cuidadosamente la bola originando nuevas vibraciones en su interior.... y un breve y callado gemido en ella.
- Aun queda mucha noche.... no tengas prisa

15 junio 2006

Cena de Empresa.

No soy nada propenso a las comidas de empresa porque son siempre deparan alguna sorpresa (mala o buena) y la cena en la que me encontraba es estos momentos, va camino de ser apoteosicamente aburrida.
Una vez finalizados los platos y postres, la luz se atenuó, empezaron las copas y las mesas se fueron desalojando. LLevaba mirandote toda la noche y toda ella tu me devolvias el lance con una sonrisa. Cuando la cucharilla del café se cayo bajo la mesa y me agaché a por ella, pude contemplar tus explendidas piernas. Tu postura denotaba languidez, relajación inhibición... Y, de repente, eché de menos no estar mas cerca de aquellas nacaradas columnas.
Y por qué no..., poco a poco me deslícé anonimamente bajo la mesa. La estridente musica y la tenue luz protegieron mi incursion. Me aproximé a tus piernas y una vez situado junto a ellas... comencé a recorrerlas suevemente con mis manos hasta alcanzar tus muslos... Ni te moviste ni te apartaste y lo traduje como un "adelante". Decidí acercarme aun mas y para posar mi mejilla, en un gesto cuasi infantil, sobre tu pierna, bajo el mantel. Ante mi, en la confluencia cosmica de tus piernas inacabables, estaba un pequeño triangulo color chamapgne. En mi rostro sentía la tersitud y la calidez que desprendia tu piel, y mis dedos empezaron a juguetear sutilmente con la tela de tu tanga... recorriendo su costura... arriba y abajo.... enredandome suavemente con tu vello... sintiendo como se va elevando la temperatura de este peuqeño espacio... y como, de manera disimulada, estas inmovil mientras mantienes una vacua conversacion con la gente que te rodea... y yo... posado en tu pierna, observando tu intimidad, escrutando con mi nariz su timido aroma y en espera del resultado de mis caricias.... ahora, una vez que el ambiente bajo tu falda se inunda de un suave olor a almendras, introduzco un poco más las yemas de mis dedos dirigiendolas hacia tus labios... el reducido ambito en el que muevo mi mano origina un estrecho roce con tu sexo... y ahora que por fin alcanzo a percibir la comisura de tus labios, tus otros labios, asciendo tímidamente... despacio... por ellos hasta localizar el pequeño mirador que lo domina... asomado en su pequeña atalaya, y detecto con mi tacto tu clitoris... henchido.... por el momento solo lo intuyo, lo rodeo con cuidado y asciendo mis dedos en una ruta circular para rodearlo sin tocarlo, si rozarlo... de momento
Tu respiracion se agita y de manera incosciente separas un poco mas tus piernas.... Con mi rostro situado bajo el mantel, percibo dentro de tu falda como aumenta la humedad... el calor... cómo se eriza tu piel y en el ambiente los humores empiezan a almizclarse. Es momento de ocuparse del boton de tu placer: pero antes dirijo mi dedo indice y corazón a la estrecha cavidad que ocultan tus labios... hay que ser muy cuidadoso y con la mayor delicadeza que poseo, los introduzco muy levemente en su interior... inmediatamente percibo tu excitacion en forma de humedad... debo penetrar un poco más y lo hago muy lentamente percibiendo con cada milimetro como aumenta la cálida humedad con que los recibes.... Ya es momento de depositar ambos dedos, plenos de tu humores, sobre tu clitoris... lo noto enhiesto, aun algo escondido.... necesito liberarlo suavemente de su proteccion... y con mis humedos dedos lo pinzo traviesamente entre ellos. Das un pequeño respingo... y cuando comienzo a tililearlo... a circundarlo.... nuevos pequeños respingos acompasan mi juego... Noto como tensionas tus pies elevando los talones.... como tus gemelos endurecen.... como empiezas a estercharte en mi mano.... necesito espacio para poder bailar mis dedos alrededor de tu placer y ladeo tu tanga... observo como la tira se introduce un poco entre tus nalgas y mi travieso dedo gordo se dirige hacia tu ano, no sin antes darse un baño en la creciente humedad de tu sexo...
Debajo de la mesa... apoyado en tu regazo... mis dedos juegan con tu clitoris y con tu ano... Tu "pequeña muerte" está proxima y el baile de tus caderas, acompasanadose con mis caricias me lo anticipan.... es el momento que deseaba: me detengo por completo originando tu perplejidad.
- Como te pares, te mato- me dijiste mientras tu mano sujetaba mi muñeca.
- Que es lo que quieres de mi?- te respondi travieso
- Ahora: correrme en tu mano. El resto es cosa tuya
Inmediatamente comence un alocado baile alrededor de su clitoris, acompasado con la excitacion superficial de su ano..... mientras el resto compartia bailes y copas... ella y yo compartiamos algo más especial.....
Su orgasmo origino un pequeño rio sobre mis dedos, inundando con su aroma todo el interior de la falda y la mesa.... sus piernas se relajaron, sus pies se asentaron y las piernas se abrieron cansadamente.... Saliendo de la mesa, me sente a su lado, y mirandola a los ojos dirigí mis dedos indice y corazon a mi nariz.... disfrute el aroma que los rodeaba y los besé...
- Te toca - le dije. Y tras sentarme en la mesa, ella desapareció con una sonrisa de medio lado.
Quizas al final, vuelvan a gustarme las cenas de empresa

07 junio 2006

Dibujame...

Dibújame... me dijiste

Te dibujaré con mis dedos...
te dibujaré con delizadeza..
deslizando el pinzel de mis labios sobre ti.
.
Me apoderaré del perfil de tus nalgas
conquistaré el firme volumen de tus senos
ascenderé las cimas de tus caderas
descenderé a la sima de tu sexo
ingadaré sus pliegues
recorreré su longitud, su grosor...
recogeré con mi pincel su olor,
...y su sabor.
.
Y cuando tenga conmigo toda tu intimidad
dibujaré en ti todo el color de mi deseo,
transformado yo,
en el más enhiesto y viril pincel
y tu, metamorfoseada
en el más suave y valioso lienzo
que pintor alguno pudiera desear
para inmortalizar su arte... su deseo... su amor

31 mayo 2006

La Cena...

Amor, ya tengo tu cena de esta noche preparada...
Bien, pero quizás lleve a un amigo,
Hay para uno más? inquirió él a traves del teléfono.
Si no te importa compartir,
estoy segura de que la cena se mantendrá "caliente".
Eres un cielo... no se que podría hacer yo sin ti?
Pues, yo si....
adujo en voz baja ella mientras sonreian sus labios (todos)

26 mayo 2006

Mi prima

Desde niño, recuerdo como todos los veranos, mis tios que viven en el Pais Vasco, enviaban a su a mi prima Angéla, a disfrutar del calido mes de Agosto de la meseta castellana. Desde pequeñó odié la llegada a mi casa de la prima (hija única como yo) y los cambios que ello suponía en mis habitos vacacionales.
Para empezar ocupaba mi habitación, mi lugar en la mesa, mi sillon, la atencion de mis padres.... En definitiva me constitua en principe destronado medio pensionista (solo veranos). Para mas inri, me tocaba acompañar a aquella mocosa que tenia miedo de ir por el campo, de jugar al futbol, de tirar piedras a las ardillas, de bañarse desnuda... Estas visitas fueron un verdadero "mobing" para mi hasta que llegó, no el verano, sino la tan temida "adolescencia". Yó no me enteré de su llegada, tan solo porque mis ropa interior hincharse con insolente asiduidad. Para colmo de males tambien apareció Angéla aquel verano.... pero su visión cambió para mi por completo. Mi prima surgió del autobus despues de las 7 horas de viaje. Para el viaje se habia vestido cómoda: shorts, senos sueltos, y una pequeña falda vaquera. Descendió del bus completamente sudorosa y me abrazó deshinibida: sus nuevas formas estrechadas contra mi y el aroma que la envolvía convulsionaron mi pulso que empeñó en alborotarse en mi entrepierna. Angéla pareció no darse cuenta pero su mirada se tornó pícara: vaya con mi primito "cuanto ha crecido todo el". Ese verano, compartir cada hora con ella se convirtió en mi objetivo. Si a ella no le gustaba el campo, pues no hay campo... y pasábamos las mañanas leyendo en la piscina (cremita por aqui, cuidado con la marca del biquini...). Nada de futbol, solo estiramientos (y cómo me salian algunos)... Pero lo que terminó de cautivar mi alma, mi ser... a todo mi, fué la costumbre de mi prima de recostarse en la habitación durantes las fatigosas y calurosas tardes. Para ello, Angéla se despojaba de casi toda su ropa y tumbada sobre la cama dormitaba tranquila en mi dormitorio.
Aquella tarde con sigilo accedí a mi habitación: sobre mi cama estaba ella reclinada, casi desnuda. En silencio me acerque y la observé a traves de la fragil tela que la ocultaba levemente y en un intento de recuperar su olor, me incliné sobre ella y la recorrí lentamente para perfilar un mapa con sus aromas:... el cabello olía a frutas.... su nuca desprendia un aroma levemente almizcalado... el aroma de su axila: denso.... su espalda desprendía una tenue fragancia a jabon.... sus nalgas olian a canela amarga... su sexo a almendras... A partir de este punto (y cada dia que regresé a repetir la travesía de sus aromas) necesitaba coger mi abultado sexo y aliviarme tras mi cortina de lino mientras observaba su cuerpo.
Un dia, preocupado por la asiduidad de mis visitas, me juramente en no acudir para evitar ser descubierto en mis actividades vespertinas. Esa tarde la siesta de mi prima duró más de lo habitual, al tanto que mi madre me pidió que fuera a desperezarla. Obediente acudí a su lecho, me incliné a susurrarla y Angéla, sin abrir los ojos deslizó su dedo indice por su sexo y los situó junto a mis labios... primo, los besas? El sabor a almendras de su sexo invadió mi lengua... Te he estado esperando, como todas las tardes, no me falles por favor.... mañana, como castigo, te tocará a tí conseguir este aroma en tus dedos...., y si lo haces bien, despues puedes repetirlo con tus lengua....
Ni que decir tiene que desde de ese dia, asesorado por mi prima Angéla, pude apreciar de primera mano (y a veces lengua) todo el explendor de su sexo adolescente...... y que ella obtuvo de mi el preciado tributo a sus maravillosas manipulaciones.

24 mayo 2006

Peluqueria

Salias de la ducha. Te habias retrasado, no cogias el telefono y subí a tu habitación a tocar la puerta. Me abriste con el albornoz puesto.
Disculpa, me he dormido., me ducho y salgo en 5 minutos, espérame aqui si quieres
Bien... la vision de tu ropa sobre la cama aceleró mi pulso... cuando saliste de la ducha con una toalla en la cabeza seguí tus movimientos por la habitación hasta que te sentaste sobre la cama con una locion de cuerpo... la soltaste y tras quitarte la toalla empezaste a peinar tu pelo...

Te dije atervido: me permites.... peinar tu vello?.....
¿Cómo...? me respondiste, incrédula ante mi petición...
Pues con raya enmedio, claro... respondí pícaro e indolente.

Torciendo levemente tus labios, esbozaste una sonrisa de complicidad y, tras sentarte en la cama y recostarte de espaldas, deshiciste el nudo de tu albornoz. No lo abriste, simplemente con desden, deshiciste ese nudo giorgiano que cerraba el acceso a tu cuerpo y cerraste los ojos esperando...

No sabia como empezar, no esperaba tener que empezar nada... pero cogiendo la locion de cuerpo que acabas de soltar, unte mis manos con ella, y abriendo, con cierta inodelencia, tu albornoz... puse al descubierto tus dos explendidos senos. Comencé aplicando la blanca crema sobre tus hombros... tu rostro sereno parecia no impedir mi decision cuando empezé a rodear tus senos... apretaste los párpados con mis caricias en tus erguidos pezones... Parada para reponer la crema en mis manos y continuar hacia tu cintura... acariciando suave pero firmemente tus caderas... ahi tus labios te traicionaron (o quizas no) cuando los abristes levemente... fue el gesto justo para permitirme terminar de despojarte del albornoz y ver en todo su explendor el vello que protege tu sexo....

Me acerqué con cuidado... estaba ya impregnado de tu olor... lo acaricié suavemente, y en un gesto, quizas infantil, lo peiné hacia los lados para que me permitiera acceder a la intimidad de tu sexo. Los labios surgian carnosos.. y en su nacimiento lucia orgulloso la pequeña cima de tu placer.... Acercandome sigilosamente, deposité un suave beso en ellos y mantuve quietos mis labios sobre los tuyos.... esperando... acechando....

El moviento de tus caderas y un leve gemido fueron la respuesta que esperaba... comencé un timido baiel sobre tus labios intentado no rozar tu clitoris... intentando que solo intuyeras mi presencia pero no mi contacto directo... permanecí así hasta que tu humedad, tus movimientos y el sabor de tus humores anticiparon la necesidad de otro tipo de caricia... y en ese momento solté mi avida lengua sobre ti... que enloquecida de deseo, cayó sobre el boton de tu placer en una aleatoria cascada de caricias, ritmicas, suaves, circulares.... evitando que cualquier ritmo perceptible te permitiera el orgasmo que estabas deseando.... solo cuando te intuí entregada plenamente te penetré con mi dedo indice reconvirtiendo el baile de mi lengua en una profusa sucesion de rítmicas caricias...

Tu orgasmo inundó mi lengua, mi boca.... mi rostro.... y antes de incorporarme sobre ti con mi desatada virilidad.... voví a acariciar tu vello, rubio.... y a depositar un beso entre tus labios... tus otros labios.

23 mayo 2006

Siempre....


Siempre me he estremecido al besar tu cuello....

Cuando recien sales de la ducha, y la humedad de tu cuerpo aun desciende por tu piel, siempre me ha estremecido besar tu cuello.... el simple acto de aproximarme a tu desnudez desde atras... retirar con mi mano los mechones de cabello aun empapados y peinarlos tras tu pequeña oreja.... dejar al descubierto la blancura de tu nucal.... inclinarme sobre ti... percibir tu fresco olor... tu calor incipente... y depositar una serie de quedos besos, bajando desde el nacimiento de tu pelo hasta tu nuca....

Mientras tanto, mis manos ansiosas buscan el calido contacto de tus senos.... y mi cuerpo se estrecha a ti para insinuarse henchido entre tus nalgas....

Siempre, siempre... me he estremecido al besarte

18 mayo 2006

Un Deseo...

Deseo que esta noche, a solas, te desnudes ante mi; sin avisar... sin más.
Deseo que depues me pidas que yo lo haga.... sin explicaciones ni dilaciones.
Deseo que te situes a horcajadas sobre mi... que sin decir nada te sientes obre mi miembro... que lo situes entre tus nalgas... cerca de tu sexo....
Deseo que empiezes a acariciarte... no hace falta que me mires... olvidate de mi
Deseo que acariciandote, vayas avivando tu deseo... que comiences frotandote los muslos... subiendo tus manos por tu cintura... rodeando tus senos.. estrechandolos... estirando tus pezones.
Deseo notar cómo se agita tu respiracion mientras te excitas... y como al agitarte trasmites tus sensaciones a mi cuerpo...
Deseo sentir que bajas tus manos a tu sexo... que lo merodeas con tus dedos.... y que antes de rozarlo los hundes entre mis labios para humedecerlos...
Deseo que sólo uses mis labios y mi lengua para esta tarea.... humedecer la punta de tus dedos... las mismas que trasnportarán la fragancia de tu intimidad a mi boca... las mismas que, compartiendo conmigo tu sabor, me anticiparan tus placeres...
Deseo, que para acceder a tu placer te incorpores, que saltes, que te deslices .... pero siempre en contacto connmigo... pero siempre, sin acariciarme directamente
Deseo ver como te acaricias, como te abres los labios, como los acaricias, como buscas con la yema de tu dedo indice el contacto con tu clítoris ya hinchado...
Deseo sentir en mi sexo tu agitacion, tu devenir... la humedad... el calor... el roce con tu piel, con tu vello.... como de vez en cuando aprietas tus muslos... y tu ano...
Deseo, al solicitar que humedezca tus dedos en mis labios, sentir como se almizcla el sabor de tu sexo... como a cada nueva caricia surgen pequeñas convulsiones incontroladas...
Deseo sentir que llegas... que te derrites... que te derramas sobre mi... que te abandonas a tu placer...

Y entonces, solo entonces... cuando la sensacion del reciente orgasmo aun inunde tu sexo... desearé que te acaricies con mi miembro, henchido y humedo.... desearé que uses mi miembro para excitarte... para acariciarte de nuevo.... y entonces... al final llegar juntos los dos

15 mayo 2006

La Cita (1)

Las instrucciones, recibidas por e-mail, eran precisas: llegar al hotel, recoger la llave de la habitacion 2015 y una vez dentro, tras una ducha, esperar, preferiblemente desnuda, sobre las sábanas de la cama... estaban prohibidos la utilizacion de cualquier tipo de perfume, loción, o crema que alterara el olor natural de su piel... de su olor. A las 19:30 exactamente, el entraria en la habitacion, que a esa hora debía estar a oscuras, se desnudaria y se ducharía con las mismas reglas.... y entonces...

A las 19:27 ella ya estaba sobre las frias sábanas. Solo mantenía el calzado... como si permanecer con los pies tapados aminorara su pudor. Se sentía estraña al no percibir sobre ella su perfume habitual... pero no quería contrariarle. Los minutos que quedaban se le antojaron horas... mientras, su corazon latía con celeridad y las manos se deslizaban compulsivamente por sus muslos... esperando el sonido de la puerta.

A las 19:30 la puerta se abrió... sin decir nada, el empezó a despojarse lentamente de su traje... en la habitacion del hotel, los únicos sonidos provenian de él al despojarse de la ropa y colgarla en el armario... allí estaba tambien colgado su vestido... no pudo evitar acercar su rostro a él y escrutar su detalles, la forma del escote, el tacto de la tela... la fragancia contenida en el interior.... intentado descifrar cómo seria ella. Mientras ella, rodeada de oscuridad y sola.. empezaba a recapacitar sobre la decisión de acudir a aquella "cita a ciegas". Tras la ducha... con la piel aun humeda por el agua caliente se acercó a ella impaciente... sentado al borde de la cama extendió la mano para recoger la suya.... estas nerviosa? por supuesto, respondió... entrelazó su mano instantes antes de depositar un beso entre sus labios...

Ambos amantes, aun indecisos, se besaron largamente sin atreverse a escrutar sus cuerpos desnudos... él la invitó a tumbarse susurrandole en el lobulo de la oreja... ella, mientras accedía, bajó sus manos por la espalda de él, rodeó la cintura, y antes de tenderse en el lecho, cruzó sutilmente con sus dedos sus ingles para percibir el vello de su sexo....

Con los ojos cerrados notaba como él empezó a depositar frágiles besos etereos en sus hombros, en sus antebrazos... se deslizó sigilosamente por sus axilas para acudir a la redondez de sus senos... rodearlos, una y otra vez ascendiendo levemente hacia la cima... hacia sus pezones que ya deseaban el contacto con su boca... con su lengua... con sus delicados dientes... Mientras tanto, ella, sentía en sus piernas la dureza y la humedad del sexo de él y extendiendo la mano asío con delicadeza sus testiculos, apretandolos entre sus dedos....

08 mayo 2006

Amor y Deseo

Tras cerrar tus ojos con tu pañuelo de seda negra... desnudé tus etereos hombros... uno a uno los liberé de la tira de tu vestido... y al caer, las cimas enhiestas de tus pezones pugnaron por salir... por liberarse...

Con el cordon del albornoz que me regalaste, até cuidadosamente tus muñecas y tras admirarte... peiné los negros mechones de tu cabello que caian sobre tu piel...
Sentado frente a tí, comencé a dibujarte... los pinceles de mis dedos se posaron en tus parpados cerrados... rodearon tus mejillas... perfilaron tus labios carnosos... recorrieron tus hombros... modelaron tus senos...

Tras cerrar tus ojos.... te amé cómo solo se amar a quien deseo... o ¿fué al contrario?

05 mayo 2006

El Principe de Cenicienta

(...) El principe, cansado de que sus emisarios recorrieran el pequeño pais y no encontraran a su hermosa pareja de baile, decidió buscarla por si mismo.

Cogiendo el zapato perdido, recorrió pueblos y ciudades solicitando a todas las bellas damas que encontraba que le permitiesen descalzarlas... En la soledad de una estancia, solicitaba a la dama que se sentara, y tras arrodillarse ante ella, cogia con delicadeza su pie derecho, lo admiraba lentamente y lo descalzaba... con un gesto inocente acariciada la piel caliente como preparándola ante el contacto con aquel frio zapato de cristal que portaba...

Poco a poco, la busqueda se convirtió en el fin y no en la finalidad... una deseada actividad...

El Principe desdeñó la intencion de encontrar a aquella huidizad dama y sustituyó su empeño inicial: ahora anhelaba compartir unos instantes en soledad con las desconocidas damas que encontraba, sentarlas, solicitar sus frágiles pies calzos.... inspeccionar el cuero, su confección... cogerlo entre sus manos y desnudarlo suavemente... tomarlo entre sus manos, acariciarlo, estrecharlo, contar uno a uno sus pequeños dedos, recorrer las venas que lo cruzan, circundar el tobillo, deslizar las llemas de los dedos por la planta....

Era tal la nueva necesidad nacida en el Principe que, arrojando a un viejo pozo aquel frio zapato de cristal, solicitó a su artesano de confianza, la elaboración de un hermoso zapato forrado de seda... pero cuya reducida talla fuera imposible de calzar a dama alguna y le permitiera continuar eternamente la busqueda....

17 abril 2006

Semana Santa: Penitencia y Propósito de Enmienda

Cada noche me retraso un poco más...... y cada noche vuelves a regañarme...
Disfruto con tus palabras lacerantes... saboreo cada uno de tus reproches.... me enardezco ante tus amenzas y castigos....

Y cada noche me retraso un poco más...
y cada noche... cuando vuelves a reprenderme, luciendo tus brillantes botas.... un hilo de humedad inunda mi intimidad.

Es bien conocido que para el perdon de los pecados es imprescindible entre otros, el propósito de enmienda y una adecuada penitencia....

Amor: aplícame antes la penitencia pq cuando termines de azotar mis nalgas.... de arañar mi espalda.... de castigar mis muslos.... de estrujar mi sexo.... es bien seguro que enmiende mi propósito de enmendarme... y me retrase aun más cada noche

05 abril 2006

Jugar "a los médicos"

De niños no han jugado alguna vez a médicos??
Ana era una amiga poco mayor que yo. En los veranos de piscina y sombrilla que pasabamos juntos, mientras nuestros padres trabajaban y nuestras madres charlaban de lo humano y lo divino bajo una vieja sombrilla, Ana y yo
jugabamos por el jardin, la buhardilla, el sótano... por toda la casa. Aquella era una vieja relacion entre ambas familias. Durante el verano en que ambos cumplimos 9 años, Ana subia despues de comer a la buhardilla diciendo que es iba a echar una siesta.... y mientras yo hacia lo mismo ella se echaba desnuda sobre una colchoneta simulando estar enferma y esperando a que yo llegara y simulara a su vez que, como un medico, la auscultara, reconocienra su cuerpo y sus heridas... y luego la curara. Mas tarde ambos cambiariamos nuestros roles.
Tengo ahora 38 años y al menos llevaba 12 sin tener relacion con Ana. El inicio de la universidad separó nuestros caminos, no sin antes haber jugado mucho "a los médicos
". Aquel verano mi madre me comento que Ana estaba pasando sus vacaciones en casa de sus padres y que habia preguntado por mi. Decidí llamarla y quedamos en vernos esa tarde en su casa. La puerta de la parcela estaba abierta cuendo llegué y tras llamarla en voz alta y no recinir respuesta me decidí a entrar. Podia reconocer cada rincon de aquella finca, sus arboles, la piscina, el garaje..... la puerta de la casa estaba abierta, y tras llamar de nuevo a Ana y no recibir respuesta, entré. Los cuadros, la alfombra.... todo me era reconocible... y entonces tuve la irrefenable pulsión de ascender por esa escalera de caracol que llevaba a la buhardilla. Ascendí con cuidado y en cuanto mi vista pudo vislumbrar el suelo.... la vi: Ana estaba recostada en una colchoneta bajo el conocido tragaluz del fondo; en el mismo sitio donde la encontraba cada tarde de cada verano. Estaba desnuda, de lado, las piernas ligeramente dobladas permitibian vislumbrar por completo la espesura de su sexo. Me acerqué emocionado ante esta vision de inusual sexualidad. Ana tenia el pelo recogido y, como entonces.... chupaba libidinosamente su dedo pulgar: te estaba esperando, estoy muy malita.
Mi pulsion sexual exploto en mi verga que despegó de su letargo como un misil intercontinental. Como en aquellos años me arrodillé ante ella, pero inovando mis métodos exploratorios de entonces, comencé a besar timidamente sus pies que se estiraron para palpar la dureza de mi esxo. Los besos se fueron estirando hacia sus rodillas... rodeando sus muslos... me detuve en sus labios y suavemente con la nariz, retiré el vello que los cubria.... y tras saborear el aroma de su humedad acaricié sutilmente con la punta (de la nariz) el capuchon que cubira su clitoris, sin intencion de descubrirlo... solo de que sintiera mi presencia.... muy suavemente.... se hinchó perceptiblemente y entonces aumenté mis caricias sobre el.... consiguiendo que un hilo de dulzor surgiera del interior de su sexo.
Continué mi viaje exploratorio (un buen medico lo hubiera hecho) discurriendo por su espalda hasta su nuca donde, en contacto con su pelo, deposité un picaro mordisco.... La exploración por delante fue mas sencilla.... la "enfermedad" la habia originado dos importantes hinchazones coronadas por dos importantes pezones. Mis manos se aplicaron en intentar calmar tanta voluptuosidad pero solo consiguieron encabritarlos aun más, por lo que me decidí por un aplicar calor y humedad con mi boca, mordisqueandolos suavemente entre mis dientes.... Craso error, la dureza y el tamaño aumentaron y la enferma empezó a gemir. Ante los nuevos sintomas, me
incliné por comenzar tratamientos mas directos y expeditos...y recostandome junto a ella hundí mi rostro entre sus piernas para aplicarme en su busqueda. La "enferma" Ana mantenia su posicion recostada, y tras observar mi "apretada" posicion, se decidió en aliviarme de la presión desabrocando mi pantalón. En el mismo instante que mi glande saludo a la paciente fue literalmente devorado por su lengua... mis males debian ser muchos porque en ese mismo instante mis gemidos aplacaron los suyos. Fueron minutos de intimidad, calor, deseo y humedad... tras los cuales mi estertor y el suyo anunciaron dos prolongados y maravillosos orgasmos.

Instantes despues, Ana, volviendo a depositar su índice entre sus labios, me dijo: creo que vuelvo a tener fiebre.... igual ahora tienes que usar tu "termómetro".

Dura vida la del médico... no les parece?

01 marzo 2006

El pintor...

Aquella tarde, despues del baño en la playa y la comida en la terraza, una siesta era devota obligación. Sin apenas ropa nos echamos sobre la colcha... las ventanas entreabiertas ondeaban el lino de las cortinas tamizando la luz del sol...
No podia dormitar, y entonces, empecé a observarla... su pelo alborotado... el dibujo rectilineo de sus cejas sobre sus cerrados parpados... la carnosidad de sus labios entreabiertos... su pecho casi infantil... encontre la imperiosa necesidad de dibujar en papel a la mujer cuyo cuerpo tantas veces habia dibujado al recorrerla con mis dedos...
Me leventé, cogí un cuaderno de "guarro" y con carboncillo empecé a garabatear un esbozo... encajé su cuerpo sobre un fondo oscuro... la sombra de una de sus piernas... el vello en el encuentro... la pequeña aureola de sus pezones.... la curva de la barbilla tantas veces mordisqueada por mi....
De repente, tras mirar la mesa donde se encontraba mi material de dibujo, la vista se quedo fija en el bote de pinceles... acaba de adquirir varios "lenguas de gato" de "cola de ardilla rusa"... extremadamente suaves... mi pensamiento original era contrastar el dibujo con unos toques de acuarela aguada... pero mi mente (siempre libidinosa ella) pensó en ampliar la posología de la herramienta incorporando nuevos usos.

Armado con mis nuevos pinceles regresé a la cama y comencé a sembrar de sutiles besos el cuerpo cuyas proporciones acababa de calibrar en el papel... parpados, mejillas, cuello, hombros, manos, torso, ombligo.... metodicamente los recorrí obteniendo en mi pareja el necesario estadio de duermevela que me permitiera el siguiente paso. Tras una leve sonrisa (pícara tal vez?) sus piernas se separaron autorizando de forma explícita mi siguiente incursión... pero esta vez, tras algunos besos de presentación... no fue mi lengua (vieja conocida) la que se adentró entre sus piernas... armado con mis pinceles (y con una ereccion enredaba con la colcha) empecé a dibujar suavemente sus labios... al primer contacto un pequeño gemido me hizo dudar de la conveniencia de la caricia... pero la inmediata hinchazón del boton que guardaban y la quietud maxima del cuerpo que utilizaba de lienzo afirmaron mi convicción del exito del experimento.
Continué arduamente dibujando con mi pincel del 7 sus labios, circunvalando suevemente su clítoris... cruzandolo de vez en cuando... como un buen aprendiz repetia y repetia la operación obervando con agrado como un brillo de humedad asomaba en la comisura... sus gemidos y movimientos acompasando mi trabajo se hacian cada vez ostentoreos, dificultando mi trabajo artesano....
...instantes mas tardes, aquel cuerpo por mi admirado, desado, amado.... alcanzaba un callado orgasmo.... al que siguieron varios mas, con la sencilla ayuda de mi lengua, deseosa de probar el grial de su intimidad....

23 febrero 2006

La Apuesta

Nunca debí de aceptar aquel juego.
Ahora, en una enmoquetada habitacion de hotel apenas iluminada, sentado a horcajadas en el suelo, desnudo, y a escasos centimetros de una desconocida, tenia que observar cómo esta se masturbaba ante mi. Sin mediar ningun otro contacto.
Despues me tocaría a mi.
Como los dos desconocidos de el "Ultimo tango en Paris" sólo nos permitiamos compartir nuestro lado más animal: el impulso sexual.
(...)

17 febrero 2006

Amor en el coche

Mientras cruzaba la ciudad en mi coche, la noche se presentaba... torrida. Ella acababa de desabrocharse el cinturon de seguridad y tras recogerse el pelo a un lado descendia decidida hacia mi zona inginal con un brillo travieso en sus ojos... y en sus labios. Mantenia unos 50 km por hora para tratar de controlar el vehiculo; desnudo ya de camisa hacia abajo, me parecia que estabieran deglutiendo mi glande hasta la campanilla....
Aparqué junto a una vieja fabrica abandonada. Con las puertas abiertas y sonando la ELO bailabamos desnudos mecidos por la brisa caldeada por nuestro deseo. Tus ojos brillaban mientras mis besos exploraban tu cuerpo.... Cuando te sentaste en el coche, me obligaste a arrodillarme ante ti mientras tus muslos rodeaban mi cara. Tu sexo tambien brillaba... Besé tus muslos, tus rodillas y mientras elevaba tus nalgas con mis manos, hundí mi rostro en la inmensidad de tu sexo para inundarme de tu olor, de tu sabor... para inundarme de ti. Bebí de ti desaforadamente mientras mis dedo indice navegaba entre tus labios y el corazón acunaba el contorno de tu ano. Arqueabas tu cuerpo y con cada nuevo espasmo ambos se introducian más aun dentro de ti... Una vez por penetrada por completo, mis labios se estrecharon alrededor de tu clitoris y pinzandolo rabiosamente.... Tus gemidos se acrecentaban cuando liberaba tu pequeño botón y mi lengua exploraba desaforadamente su contorno.... El final se presagiaba cuando tus humores, ya almibarados, empezaron a brotar... mi dedo corazon, hundido en tu ano, desaparecia dentro en cada embite.... y sucedió: tus ojos se cerraron, tu respiración cesó cuando los primeros estertores recorrieron tu pelvis y tu sexo me brindó el mas maravilloso de todos sus regalos mientras.... mi propio sexo se derramaba al verte, al olerte, al sentirte.... al amarte

14 febrero 2006

Los habitos extraños: 5


















Manara: "La Luxuria"

Siguiendo esta famosa cadena de habitos extraños, y de acuerdo a la invitacion de mi querida soberbianaif, aqui van mis cinco rarezas. Coresponde cada una de ellas a cada uno de los sentidos y creo, que si existieran 6 sentidos más (11 sentidos), mi líbido sería capaz de sublimar cada uno de ellos para obtener una nueva perversión.

1.- El olor: Mi libro favorito es "El perfume" de Suskind, el intento de encerrar la esencia de la belleza en un perfume. Por ende mi principal rareza es "husmear" a mi pareja. Me encanta recorrer su cuerpo, muy despacio, sin apenas tocarla, rememorando todos sus aromas: el olor de su pelo, el cuello, sus axilas, sus ingles.... su sexo...

2.- La vista: Soy incapaz de tener sexo a oscuras. Soy un ser "algo" patoso lo que unido a mi tamaño consigue una mezcla explosiva en la intimidad. Si a ello unimos la falta de luz, el resultado puede originar dosis de grandes carcajadas: Necesito luz... y me encanta sentir el sol en mi culo mientras mi boca recorre los labios (los cuatro) de mi pareja...

3.- El tacto: me encanta acariciar lentamente para dibujar las cosas con mis dedos: los labios, los pezones, el perfil de una nalga, el hoyuelo de la rodilla, el encuentro del cuello con el hombro....

4.- El gusto: que decir.... soy un drogadicto del sabor de los humores de mi pareja, un instante antes de su orgasmo... esa sustancia que me invade el rostro y que se convierte en almibarada anticipandome su llegada... me excita de sobremanera.

5.- El oido: soy un maniatico, necesito oirla; cuando estoy "en faena" sus silencios me preocupan en exceso: todo bien??? algun problema??? necesito sus gemidos, sus suspiros para que orienten mi celo y mi empeño en la dirección adecuada.

Una vez vaciado de mi mismo ante vosotros me encantaria satisfacer mi curisosidad sobre las rarezas de varios bloggeros (si se puede decir así):

http://diarioninfa.blogspot.com: Ninfa, tus rarezas deben ser maravillosas

http://www.templodelplacer2.blogspot.com/: Cristian, maravilloso blog.

http://womaninred2005.blogspot.com/: mi ultimo grato descubirmiento

11 besos para todos

01 febrero 2006

Homenaje a Ninfa

Amor, recuerda: ante la ola de frio que nos invade, la DGT advierte que no salgas nunca de casa sin "tus cadenas"....

30 enero 2006

A Media Luz Los Dos

Canta: Carlos Gardel. Buenos Aires 1.926
Corrientes 3, 4, 8,
segundo piso, ascensor.
No hay porteros ni vecinos.
Adentro, cocktail y amor.
Pisito que puso Maple:
piano, estera y velador,
un telefón que contesta,
una victrola que llora
viejos tangos de mi flor
y un gato de porcelana
pa' que no maulle al amor.

Y todo a media luz,
que es un brujo el amor,
a media luz los besos,
a media luz los dos.
Y todo a media luz
crepúsculo interior.
¡Qué suave terciopelo
la media luz de amor!
Juncal 12, 24
Telefoneá sin temor.
De tarde, té con masitas;
de noche, tango y cantar.
Los domingos, tés danzantes;
los lunes, desolación,
Hay de todo en la casita:
almohadones y divanes;
come en botica, cocó;
alfombras que no hacen ruido
y mesa puesta al amor.

29 enero 2006

xxx

Entré en el Hotel y subí la escalera hacia mi habitación. A lo largo del dia el insufrible calor de aquella ciudad marroquí parecía haberse instalado en mi ropa, plagada tambien con los penetrantes olores de las especias del zoco que acababa de visitar en la plaza. Abrí la puerta y encendí el ventilador situado en el techo. Sin ni siquiera encender la luz de la lámpara, me dirigí al baño para abrir el agua fria de la ducha mientras me deshacia indolentemente de toda mi ropa. El agua estaba tibia y con la esperanza de que se fuera enfriando la dejé correr mientras regresaba a la estancia.... sobre la cama, el brillo de una piel desnuda y unos ojos negros me detuvieron en seco. Aquella mujer estaba sobre mi cama, sentada, desnuda, penetrandome con sus negros ojos. Apenas la conocía; es cierto que habíamos intercambiado palabras y anecdotas durante algunos de los tediosos desayunos de aquel cochambroso hotel; ella estaba en la cuidad para participar en una boda y yo por turismo; y tambien es cierto que en alguna ocasion las miradas cruzadas entre ambos emenaban suficiente electricidad como para iluminar la vieja ciudad medieval en la que nos encontrabamos...
Yo estaba desnudo al igual que ella y ambos estabamos a oscuras sudando, con un viejo ventilador removiendo el aroma dulzon de aquella habitación cerrada... Me dirigí hacia ella (podía hacer otra cosa?) con lento ademan, tratando de prever los acontecimientos y controlar los actos, pero ella, en cuanto me tuvo a su alcance, agarró fuertemente mis testiculos, me tumbo sobre la cama y conquisto mi boca con su dulce lengua. Con mis ojos aun abiertos intentaba asumir mi realidad; una desconocida mantenia fuertemente apretados mis queridos colgajos, mi verga habia respondido con una encomiable erección y tenia sobre mi una hermosa pero desconocida mujer. Sin saber cómo, ella estrajo de algun sitio un par de cordones de los que rodean los albornoces del hotel y, girandose sobre si, introdujo mi glande en su boca mientras con sus manos procedia a atarme los tobillos. Su sexo se situó junto a mi rostro; un brillo de humedad asomaba por entre sus labios... incoporándome un poco deposité una serie de besos en ellos, solo besos, intentado conseguir el maximo roce entre ambos. Ella gímio levemente mientras intentaba atar aquellos cordones a los dos pies del dosel que adornaba mi lecho. Podria haberme escapado de aquella fragil atadura sin dificultad... pero alguno de ustedes lo hubiera intentado??. Acto seguido la mujer se sentó a horcajadas un poco más sobre mí, permitiendome presionar con mis labios los suyos aún mas, y rodear con mi lengua su clitoris ya visible... poco duro aquel manjar porque un nuevo cambio de posición modificó al escena. Ella se levantó a la mesilla y con dos nuevos cordones (dejaría todos los albornoces del hotel sin ellos?) se dirigío al pie de la cama. Esta vez aganchandose nuevamente situó su pezón derecho junto a mi boca mientras procedia a inmovilizar mi muñeca izquierda. Su sudor exhalaba un dulzor irresistible que me excitaba aun mas... lamí su pezón, duro y enhiesto como si fuera el unico alimento que quedara en el mundo y cuando cambió de lado para atar mio tra muñeca, me lancé a mordisquear aquel atolón con fruición... El escenario ya debia estar a su gusto porque se apartó de mi unos instantes para mirarme, atado, excitado, sorprendido.... Antes de subirse de nuevo al colchón, situó un cojin bajo mi espalda originando que mis partes "pudendas" se elevaran como un misil intercontinental. De nuevo sobre mi cuerpo, girada a mis pies, fue acercandome poco a poco a la fuente de su humedad, pero, cuando yo ya pensaba disfrutar de nuevo de sus humores, giró sus ingles hacia dentro y situo, de manera mas que certera, su ano junto a mis labios. Mientras me hacia cargo de la situación, ella, sin perder ocasión, acababa de retirar mi prepucio con sus labios dando la bienvenida a mi glande con su experta lengua. La cadencia que imprimia a sus besos, la situación elevada de mi verga con sus manos recorriendo mis testiculos, mis piernas, mis muslos... la habitación a oscuras y cerrada, con el ventilador del techo removiendo los olores de nuestros sudores, y yo, saboreando su ano con sabor a almendras amargas, soo podia tener un desenlace.... pero tampoco iba yo a decidirlo. Cuando mis gemidos y los de aquella mujer, estaban augurando lo inevitable, se giro de nuevo hacia mi y elevando sus caderas tomó mi membro con su mano y lo insinuó en su ano, que yo acababa de lubrificar con mi lengua... se detuvo un segundo mientra me miraba a los ojos, y con una leve sonrisa en los labios, cerró los ojos y se empaló en mi vergá. Cuando se abandóno a su orgasmo me clavó sus uñas en el pecho originandome mi segunda eyaculación. La primera ya se habia producido segundos despues de introducirme en ella.
Se despidió de mi con un beso en los labios y un hasta nunca, y abandonó la habitación tal cual habia entrado, sin que yo supiera cómo. Una vez recuperada la posicion y el decoro, me dirigí a la ducha para intentar digerir los hechos y sobre todo la despedida.
Por la noche bajé a cenar a la terraza del hotel. No me apetecía salir por la ciudad, me encontraba aun un poco perplejo. Junto a la terraza, en un salon, una multitud ruidosa festejaba algo de una manera esnsordecedora mientras, desde el otro extremo de la calle, una procesion de personas elegantemente vestidas se dirigía al salón. Pedí al camarero una cerveza para interesarme por el motivo de la celebración: al dia siguiente habia una boda y las familiar de ambos contrayenyes celebraban el acuerdo nupcial esa noche. Sonsaqué un poco más al camarero, que me explico que en la reunión, se acordaría la dote que se pagaría por la novia.... Las palabras del camarero pasaron a un segundo plano cuando la cohorte de personas elegantes cruzó frente a mi; en el centro la novia tapada por un cerrado velo.... me miró: no podré nunca olvidar esos ojos negros. Me levanté hacia ella, en el mismo instante que el camarero seguia comentando que la ceremonia finalizaba cuando la novia demostraba a la madre del novio que era virgen....
En aquel instante comprendí... y sonreí. No creo que la futura suegra fuera capaz de descubrir qué virginidad perdió la novia instantes antes de la ceremonia. Elevé mi cerveza hacia aquellos ojos y lancé un beso al aire... quien sabe donde se depositará

24 enero 2006

Tus labios

Siempre que te imagino junto a mi, el deseo me invade... besar tus labios
labios tiernos y calidos
labios humedos
labios carnosos
labios de azucar almizclado

Siempre que te imagino desnuda, un deseo me invade.... tomar tus labios
tomarlos entre los mios y explorar cada uno de sus pliegues
tomar sus nectares con mi lengua para inundar mi paladar
tomarte entera.

Siempre que te imagino entregada a mi, me invade el deseo... pero
mis labios son demasiado pequeños para besarlos
mis dedos son demasiado torpes para acariciarlos
mi olfato es demasiado simple para distinguir los aromas de tus humores
mi lengua es demasiado sensible para saborearlos profundamente
mi virilidad...
.... demasiado impaciente para demorar por mas tiempo mi entrega a ti.

Siempre.... deseo tus labios, todos tus labios

17 enero 2006

La fuente dorada.

Compartir mi apartamento con mi compañera de Facultad no entraba en mis planes, pero la penetrante mirada que me brindó el director de mi banco cuando fui a retirar algún "fondo" para financiarme un finde en Salamanca fue muy reveladora. Chaval, eso es lo único que te queda: el fondo de la cuenta; dentro no hay nada.
Dicho y echo. Establecí un plan de actuación doble: ahorro y diversificación de ingresos. Lo primero era dificil: podía dejar de desayunar el cafe solo que siempre gorroneaba a alguien en el bar de la facultad; o no aprovechar las ofertas del burguer para cenar una "idem" con un vaso de agua del grifo. Penoso. En cuanto al segundo punto del plan dificil tambien: mis ingresos provenian de mis padres, y sablazos alternos al resto de la familia. Busca un trabajo: dijeron en casa; pero eso me impediría estudiar. Te impediría irte de juerga, porque ya no recuerdas lo que es estudiar, dijo mi hermana la preclara licenciada. Pensaba en mis coyunturas sentado en el banco de la Facultad y se me ocurrió la idea: alquilar una de las habitaciones (realmente la única que tenia mi estudio) durante una temporada para recuperarme economicamente. Coloqué el típico anuncio de tiras con mi telefóno movil y este sóno por la tarde. Era una chica que necesitaba habitacion urgente porque se habia quedado sin plaza en el colegio mayor. Nunca se me ocurrio la idea de compartir mi escasos metros con una desconocida pero no podia elegir. Ok; mañana me traslado.
Ni que decir tiene que el traslado fue incomparable. Yo imaginaba una mujer cargada de bultos, maletas, libros... no fue así. Apareció en mi puerta con una mochila y una caja llena de libros, accedió sin preguntar a la habitación, dejó los bultos y se marchó tras pedirme la copia de la llave.
Los primeros dias de convivencia fueron escasos en encuentros, pero su presencia empezó a convertirse en largas, peligrosos y muy húmedos para mi. Yo siempre estaba en casa en boxer y camiseta; cuando ella llegó accedí a taparme con un vaquero viejo, sin embargo ella se colocaba una enorme camiseta que no permitía adivinar si debajo llevaba algo mas o no. Y el problema fueron las noches. Tras apagar la luz y ocupar mi sofá, ella, a los pocos minutos salia de mi dormitorio y se dirigía al baño, y sin apenas cerrar la puerta... podía sentir, cómo se dirigía al inodoro, me podia imaginar cómo se subia la camiseta y ligeramente agachada empezaba a... a... a oirse el sonido de un ligero chorro de liquido depositandose en mi inodoro. Imaginarla, oirla y sentirla a escasos metros de mi me originaba unas ereccciones cómo nunca habia sospechado... Todas las noches, me volvía de espaldas para fingirme dormido, anhelando que atravesara la estancia hacia el baño, mientras yo escudriñaba el aire para percibir el mas leve movimiento suyo... cada gesto.... y luego el sonido, el sonido de la fuente de su ser.... y entonces me aplicaba en mi propio sexo, y con los ojos cerrados, me masturbaba frenéticamente calculando el tiempo para que ella no me pillara....

¡Que haces...¡ la voz sóno en otra dimensión pero ella la suya: imposible, estaba en la baño, podia oir aun su sonido en el inodoro... Jaime, me dijo, si sale mi amiga del baño y te encuentra así va a tener un concepto dificil sobre ti... ¿esos son los ruidos que hace el sofá cada vez que voy al baño??... Me lanzó una mirada mezcla de desconcierto y complacencia...

Esto no puede seguir así. Noooooooooo, ahora se marchará de casa, pense....

Mañana por la noche, entrarás conmigo al baño, y puesto que yo soy la artífice.... mientras yo este en el indoro, deberas acariciarte delante de mi, masturbarte delante mio... voy a intentar alargar el tiempo que necesito... oiras un pequeño chorro que durará toda la eternidad que pueda..... y me esperarás sin llegar, esperarás a que termine... porque entonces te permitiré que te sumerjas en mi boca.... besaré tu glande, lameré tu verga, apretaré tus testículos, tantearé tu ano.... para que llegues, para que llegues en mi boca....

09 enero 2006

La génetica de los machos mamíferos

Esta mañana en la radio se debatia sobre los videojuegos. La mayoria de intervinientes hablaban del exceso de violencia presentes en este tipo de ocio para niños... y en esto que el psiquiatra invitado se lanza un speech en el que argumenta que los "machos mamíferos jóvenes" necesitan por genética el contacto con la violencia para una correcta maduración; cualquier intento de ocultar o eliminar esta influencia de su educacion sólo conlleva efectos perniciosos. Realmente cualquier padre que tenga hijos de distintos sexos percibe cómo de manera innata, a ciertas edades, el aprendizaje en ambos es radicalmente opuesto. El niño (hablando en generico) necesita la competicion con el otro, con el padre... necesita cierta dosis de... violencia(?) que no es equiparable en la niña. Yo siempre me he criado entre pistolas, soldados, batallas, barcos de guerra y me considero el mayor pacifista sobre la tierra... sin embargo a mis hijos les impiden y les arengan contra los "juguetes violentos" y en cuanto estan con otros niños siempre estan al tanto de cogerles sus juguetes bélicos.
Otra jugadita que a nuestra especie nos hace el adn es el miedo "innato" a las arañas. ¿Es logico que un animal de casi 2 metros de altura (tumbado algo menos) tenga pánico a otro que no supera el par de centímetros? Nuestro adn milenario se ha imbuido de ese miedo como defensa, en la época prehistorica, ante un animal que es mas peligroso de lo que parece. Años de correccion genética originan un miedo inexplicable porque ahora no es innecesario. Necesitaremos miles de años para eliminar ese miedo y, por ejemplo, crearlo ante la electricidad por ejemplo.
Y en el sexo??? Seguro que nuestro psiquiatra tambien ha recogido datos que justifican el alto interes de los machos mamiferos en ir dispersando alocadamente su semen.
¿Que haces con la vecína? Disculpa esposa... invadido por la acuciante necesidad de ampliar y perpetuar mi estirpe, presente de manera ancestral en mi adn de macho mamífero, aqui estoy echandole un quiqui a la vecina para ahorrarnos la pasta que me cobraría el psiquiatra ese de a radio para decirte que esto no es una infidelidad.... si no todo lo contrario: una necesidad de mi especie que no puedo corregir hasta dentro de miles de años.

04 enero 2006

Manara: El arte del Azote (2)

“Mi cuerpo estaba arqueado, mis manos agarraban sus suaves curvas neumáticas, cuando de repente levanté la mirada hacia mi dulce amazona. Tenía la expresión vacua de alguien que está pensando en otra cosa. Quizás estaba decidiendo que cenaría esa noche, o recordando por centésima vez la trágica relación entre Escarlata O’Hara y Rhett Butler: “Lo que el viento se llevó” era su película favorita. Y si en ocasiones aceptaba mis peticiones sin que yo tuviera dinero, era porque había un deje irónico en mi mirada que le recordaba a Clark Gable...”

Al ver que estaba en otro sitio (en la cercana Atlanta, si mi intuición no me fallaba), me enfurecí. Cobrando vida propia, mi mano se levantó y golpeó a la prostituta en el trasero. Nunca había azotado antes a nadie. Nunca se me había ocurrido. Cuando leía escenas semejantes en las novelas eróticas, apenas me excitaban.

El resultado fue asombroso, Gina se echó para adelante y sus ojos se iluminaron. Inclinándose sobre mí, apretó sus labios contra los míos y metió su lengua en mi boca, explorándome, electrificándome. Repetí la acción, dándole un azote más fuerte y centrado sobre sus dos nalgas. Mi amazona gimió de placer. Tembló encima mío, y su sexo se volvió denso como el trópico... Ya no podía controlarme. Azoté ese culo, que cedía a mi goce ilimitado, ardiendo bajo mis palmas. Gina me acompañó con feroces gemidos indistinguibles de sus gritos de placer. Estaba extasiado. La habitación, los ruidos de la calle, la húmeda cama, dejaron de existir. Estaba pegado a aquellas nalgas, enrojeciendo su esplendor bajo mis manos. La eternidad, descubrí, era aquel culo que bailaba bajo mis palmas. Gina se retorció, suspiró, jadeó. Se empalo en mi sexo: estaba tan abierta que hasta le podría haber metido los huevos. Me cubrió con un flujo de lava, chillando como una loca hasta el límite de su voz. Yo le respondí disparando mi leche en ráfagas que parecían durar eternamente.