26 diciembre 2005

Su regalo: Noche a Tres

Fotografias: Carlos Orange - Iniciación
Despues de años de amor, compañerismo y complicidad con Eva, mi compañera, ella conocía sobradamente que una mis ilusiones (algún varon no la tiene?) era poder compartir una noche con ella y otra mujer. El año que estaba próximo a terminar habia sido especialmente duro para mi: un cambio traumatico de trabajo, volver a retomar mi anterior actividad laboral, hipotecas.... Y cuando, como de costumbre, me deperté junto a ella el dia de Navidad para intercambiar nuestros regalos, ella me entrgó el suyo en un sobre con un giño : "este año te lo has merecido...". Abrí intrigado aquel sobre y lei: Vale para una noche loca de sexo a compartir con otra mujer. Condiciones: profesional de lujo / suite de hotel lejos de aquí / estará a mis órdenes. Si decides aceptar este regalo deberas acreditarlo besando suvemente mis labios...los que prefieras. Ni que decir tiene que, tras unos segundos de incredulidad, me dirigí a sus labios, aquellos que mas me gustan, para dibujarlos suavemente con mis besos.
Hasta aquí todo normal, bueno casi normal. Como mi problema (?) ha sido siempre mi calenturienta imaginación, se me ocurrió añadir un poco de pimienta a la noche irrepetible que estaba preparando a Eva. Desde hacia algun tiempo mantenía relaciones esporádicas (por decirlo claro, sexo) con una antigua novieta, Carmen. Yo no podia decir que fuéramos amantes porque el espíritu indómito de Carmen la inpedía establecer ese tipo de ataduras con nadie. Dentro de mi cabeza empezó a surgir un pequeño montaje para rematar "mi regalo": una noche con Eva y Carmen para mi. Tener a las dos mujeres a las que "amo-deseo" juntas, amandose y amandome. Solo faltaba que Carmen quisiera entrar al juego y se lo propuse con mas miedo que ganas. Tras un instante me dijo: "eres un cabrón: me propones ir vestida de puta a la habitacion de tu hotel y montarmelo contigo y con tu mujer???" Pues si, realmente era eso... Tras unos instantes, esbozó una sonrisa de medio lado y aceptó la propuesta pero con un "tu lo has querido" que me dejó mas intrigado que excitado.
Llegó la noche en cuestión. La habitación que habia reservado contaba con una zona de estar y en la habitación con una ducha acristalada y una bañera vista desde la cama. Eva estaba dándose un baño mientras llegaba la hora establecida para el encuentro. Llamaron a la puerta, y al abrir me encontré a Carmen, vestida con un trescuartos de cuero, guantes y unas largas botas negras de tacón, que la llegaban hasta el abrigo... Mi cara registró la primera sorpresa de la noche. Me estabais esperando ¿no? Sin articular palabra solo alcancé a apartarme de la puerta mientras ella entraba decidida en la habitación y se dirigía a la habitación. Cuando entré, ambas mujeres se estaban saludando con un beso en los labios. Carmen se giró complacida y mirandomé me dijo: "como ya le dije el servicio son 300€ por toda la noche y cobro por adelantado, tiene el dinero?". Maldita sea mi estampa, Carmen estaba desempeñando el papelito a la perfección y encima me queria cobrar... y por adelantado. "No tengo dinero encima..." "Pues salga a buscarlo, yo esperaré acompañando a su mujer" ...dita sea mi estampa. Mientras Carmen es estaba desabrochando su abrigo pude observar un majestuoso tanga rojo con encajes y un sujetador que apenas contenia sus senos... la vision de esa mujer con botas negras, apenas vestida, me originó una ereccion apenas disimulable... y sin mediar palabra ni perder más tiempo salí corriendo de la habitacion para buscar el cajero que estaba en la recepción del hotel... Con solo imaginarme lo que podía estar ocurriendo en la habitación bastaba para acrecentar mi abultado pantalón, Régresé en unos minutos que parecieron horas. Al entrar en la habitación aquello colmó mis esperanzas. Eva me miró diciendome: "me ha encantado tu elección de compañera, sientate en el sillon y tápate los ojos con ese pañuelo". Accedía a complacerla y observé junto al pañuelo dos esposas metalicas y un pequeño vibrador con mando a distancia. Carmen, completamente desnuda, salio de la bañera y me ayudó a colocarme la venda. "Los jugetitos son mios disfrútalos" y dicho esto me ató cada muñeca a cada una de las pata traseras del sillón.... y situó el pequeño vibrador debajo de mi sexo, muy cerca de mi ano... y con el pañuelo tapo levemente mi visión: "esto es para que puedas disfurtar un poco... pero como te quejes le comentaré a tu chica quien soy" . Supongo que cualquiera que pudiera verme, vendado, desnudo, atado al sillo, con mi verga en total erección y un pepino de plastico asomando por debajo de mis testículos pensaría que una secta satánica se habia apoderado de mi... Pense en negarme pero las consecuencias podian se peores. Mientras estos pensamientos me abordaban Carmen se introdujo en la bañera y elevando el cuerpo de Eva, Carmen empezó a besar primero sus parpados, sus labios, el cuello, los senos... a modo de respuesta Eva comenzó a acariciar detenidamente sus piernas, sus tobillos, la parte posterior de sus rodillas, sus nalgas... Carmen bajaba sus besos lentamente hacia el ombligo en el mismo momento que Eva empezó a recorrer la parte interior de sus muslos y, antes de cerrar los ojos para concentrarse en sus caricias, me dedicó una leve sonrisa acompañado de una presión a un pequeño mando a dstancia que habia situado cerca de la bañera. Al estado de exitación que exhibía, unido a la vision entrevelada de ambas mujeres que el pañuelo me permitia y sus primeros susurros, jadeos... sentir aquel aparató excitando mi ano y haciendo vibrar mis testiculos... originó la rauda salida de mi glande complatamente humedo y morado.
Las caricias de ambas mujeres se hicieron mas audaces y profundas. Carmen ya estaba situada frente a los labios de Eva y mientras sus dedos abrian delicadamente los labios, estaba dibujando suvemente con su lengua circulos alrededor de su clítoris. Eva complacida, devolvia a Carmen su agradecimeto, pellizcando uno de sus enhiestos pezones mientras con la otra mano hurgaba libidinosamente en el interior de su humedo sexo. Ambas mujeres jadeaban intermitentemente y de vez en cuando, acordandose de mi, pulsaban aquel subyecto mecanismo que cuando se ponía en marcaha parecia estar hundiendose en mi, por via rectal, pero que me estaba originado la mayor ereccion que recordaba... En un momento dado, Eva, cogiendo de la mano a Carmen la sacó de la bañera y ambas se dirigieron a la cama... no sin antes pasar junto a mí. Eva, de rodillas, me besó rabiosamente el nacimiento de mi verga y mis testículos... mientras Carmen, girandose de espaldas me situo su sexo en mi cara... Mientras lamia sus humores, las caricias de Eva estaban a punto de originar mi eyaculación... en el mismo instante en que ambas se retiraron de mi lado para arrojarse abrazadas a la cama y pulsar el vibrador a maxima velocidad. Ni que decir tiene que aquella vibracion que surgia de mi ano me origino un placentero orgasmo que me alivió en parte. Pero la observar como Carmen estaba devorando el humedo sexo de Eva, a punto de alcanzar un orgasmo inolvidable mientras ella misma, era penetrada por los dedos de Carmen, volvio a conferir a mi olvidada verga un aspecto majestuoso, nada apreciado por aquellas hembras entregadas la una a la otra.
Ni que decir tiene que durante la noche me hice amigo intimo del artefacto situado junto a mi prostata mientras Eva y Carmen continuaron disfrutando de ¿mi regalo?

4 comentarios:

gemmita dijo...

uf uff impresionante!! me ha encantado!!!!. No la parte de la infidelidad por supuesto..pero el trío sin tí..genial!jijiji

gemmita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Me ha fascinado ese regalo para ti? creo k te lo quedaron a deber!!!

unadevarias dijo...

uuufff...quien hubiera sido una de ellas....parece que sabes seleccionar bien a tus chicas...